Primer paciente de gravedad con el virus del Centro Médico de McAllen es dado de alta

POR MATT WILSON
Redacción



LA SALIDA. José Francisco Moreno mira a su esposa Nora Vivian,llorando de alegría,después de su recuperación de COVID-19 el jueves en el McAllen Medical Center.

 

-Delcia López/The Monitor

McALLEN — Temprano en la tarde del jueves, José Francisco Moreno salió del Centro Médico de McAllen por primera vez en 21 días.

Moreno es el primero de los pacientes con COVID-19 gravemente enfermos del hospital en recuperarse y ser dado de alta; se reunió con su esposa justo afuera del vestíbulo, donde la abrazó por primera vez en tres semanas.

Moreno, un residente de Hidalgo, fue recibido con vítores y felicitaciones mientras las enfermeras y los médicos que lo habían salvado con éxito lo saludaban, le echaban porras y le deseaban que le fuera bien.

Un hombre que sale de un hospital con buena salud parecería ser mucho, pero es un desarrollo alentador para los trabajadores de la salud en la primera línea de la pandemia: la recuperación de Moreno no significa que hayan ganado la guerra, pero ciertamente han ganado una batalla.

“Es un evento fenomenal, este individuo ha pasado por la pelea más dura durante las últimas tres semanas de su vida”, dijo el CEO del hospital, Todd Mann. “Salir hoy no solo es algo maravilloso para él y su familia, sino que muchos de estos miembros del personal se fueron hoy y se presentaron en su día libre para reconocer a esta persona. Es un momento alentador para todos nosotros”.

La esposa de Moreno, María Nora Vivian, dice que su esposo de 52 años fue ingresado en el hospital en estado crítico el 2 de abril. Los médicos lo indujeron a estado de coma y durante 16 días Moreno estuvo en un respirador; los 21 días traumáticos lo hicieron perder la noción del tiempo.

“Ayer pensó que estuvo hospitalizado por solo tres días”, dijo Vivian. “No sabía dónde estaba. Estaba desorientado. … le explicamos cómo fue todo y está muy sorprendido”.

Moreno atribuyó su recuperación al personal del hospital y a un poder superior.

“Estoy agradecido con el hospital y con Dios por estar aquí”, dijo.

Vivian también elogió a los médicos y enfermeras que cuidaron a su esposo.

“Recibió muy buena atención”, dijo. “Los médicos, las enfermeras, todos estaban muy atentos a sus necesidades”.

Vivian saludó a esos médicos en el estacionamiento el jueves con lágrimas en los ojos, dándoles una copia de “The Purpose Driven Life” y agradeciéndoles por salvar a su esposo.

“Es genial, significa que el trabajo que hemos hecho importa”, dijo el Dr. Federico Vallejo. “Pero los que realmente sacrifican y arriesgan son nuestras enfermeras”.

Una de esas enfermeras fue Carleen Garza, a quien le fue difícil describir las emociones al ver a Moreno salir inspirado.

“Debes darte cuenta de que los hemos visto en su peor momento, al borde de la vida o la muerte, y que su esposa pueda abrazarlo hoy, eso es increíble”, externó.

Pronto, la joven de 22 años se encontrará en el corazón de la pandemia. Garza se ha registrado para ayudar a tratar a los pacientes con COVID-19 en Nueva York y espera estar allí a finales de mes.

“Pueden usarme”, dijo. “Creo que McAllen Medical me ha proporcionado el conjunto de habilidades para ayudarlos”.

A pesar de la recuperación de Moreno, hay indicios en el hospital de que la lucha contra COVID-19 todavía está en curso. Los médicos y neumólogos que deseaban que Moreno se recuperara rápidamente ingresaron al hospital para tratar a otros pacientes, y los tubos amarillos serpentean desde equipos pesados en el estacionamiento hasta las ventanas del tercer piso donde una vez las habitaciones comunes se convirtieron en campos de batalla contra la pandemia.

“Como puede ver, muchas de las ventanas se han transformado, hemos transformado las habitaciones en salas de presión negativa. Tenemos quirófanos dedicados para pacientes con COVID-19, tenemos espacios dedicados en nuestra sala de emergencias”, dijo Mann, CEO.

Según Mann, el número de pacientes con COVID19 en el hospital varía, pero dijo que McAllen Medical Center ha notado una curva descendente en los casos en los últimos días.

“Hemos visto una enorme disminución en los últimos días, y eso se debe en gran parte a que pudimos evaluar y tomar adecuadamente a las personas que lo necesitan dentro y fuera de las instalaciones”, dijo. “Eso no quiere decir que todavía estamos fuera de peligro, todavía esperamos ver un aumento en las próximas dos o tres semanas, pero ciertamente estamos mejor preparados hoy que hace dos o tres semanas”.