Expertos locales en salud exhortan a continuar protegiéndose contra COVID-19

Especial para el Nuevo Heraldo


Expertos locales en salud exhortan a continuar protegiéndose contra COVID-19.

-El Nuevo Heraldo

HARLINGEN – Mientras las agencias gubernamentales y los departamentos de salud locales discuten planes para impulsar la economía y reabrir negocios, los funcionarios de salud locales continúan exhortando a tener precaución y alentando a la comunidad a permanecer vigilante contra COVID-19.

Si bien los residentes locales pueden estar ansiosos por volver a la “vida habitual”, sin tener en cuenta las normas de los CDC sobre cosas como lavarse las manos y el uso de cubrebocas, ignorar los mandatos para restringir los viajes no esenciales e ignorar las peticiones de refugio en el lugar del condado podría tener consecuencias nefastas, señalaron funcionarios de salud locales.

Una de esas consecuencias podría ser una extensión en el tiempo que le toma a la comunidad en su conjunto recuperarse de la pandemia de COVID-19, explicó el Dr. Christopher Romero, especialista en medicina interna y asesor médico en Valley Baptist Medical Center-Harlingen.

Para reducir ese riesgo, Romero dijo que es importante que los residentes locales sigan tomando precauciones contra COVID-19.

“Si queremos salvar a la mayor cantidad de personas en nuestra comunidad, y si queremos evitar que nuestros seres queridos se enfermen, debemos estar atentos. Si comenzamos a relajarnos y volvemos a la forma en que todos actuamos sin alguna de estas medidas, probablemente veremos un aumento en los casos nuevamente “, dijo.

Las precauciones como el lavado frecuente de manos y el distanciamiento social ya han estado vigentes durante algún tiempo, y Romero dijo que se siente alentado por la rapidez con la que la comunidad se ha adaptado a los requisitos de utilizar cubrebocas al salir de la casa para viajar de manera esencial.

Dado que uno de los métodos que puede transmitir el coronavirus es a través de las gotas respiratorias expulsadas de una persona infectada, los recubrimientos faciales pueden ayudar a evitar que las personas sanas se expongan a esas partículas, o evitar que las personas infectadas con COVID-19, pero que no muestren síntomas, involuntariamete propague  el virus, dijo Romero.

“Debido a que el distanciamiento social puede ser difícil en entornos como la tienda de comestibles, los cubrebocas de tela pueden ayudar a retrasar o prevenir la transmisión de COVID-19 de persona a persona”, dijo. “Si bien la mejor protección sigue siendo cumplir con las órdenes locales de refugio en el lugar y salir de su hogar solo cuando sea absolutamente necesario, usar un cubrebocas al hacerlo es una buena manera de protegerse”.

Si bien los CDC recomiendan el uso de cubrebocas al salir de su hogar, los residentes locales no necesitan comprar equipos de protección de grado profesional como N95 o máscaras quirúrgicas. Dicho equipo debe reservarse para los proveedores de atención médica, dijo Romero.

Además de las normas sobre los cubrebocas, el distanciamiento social sigue siendo una de las mejores formas de protección contra el virus. El concepto de distanciamiento social alienta a mantener un espacio de seis pies entre las personas siempre que sea posible.

Romero dijo que a medida que los proveedores de atención médica continúan evaluando y adaptándose a la situación COVID-19, la comunidad puede desempeñar un papel importante en esos esfuerzos al practicar actividades simples como el distanciamiento social.

“Por ahora no tenemos un medicamento aprobado por la FDA para tratar COVID-19 o una vacuna para prevenir la infección en primer lugar”, dijo. “Hasta que tengamos esas herramientas para combatir este virus, la prevención es lo mejor que podemos hacer para protegernos a nosotros mismos y a nuestra comunidad”.

Romero dijo que cosas como lavarse las manos, limitar los viajes, mantenerse alejado de los demás cuando está enfermo y el distanciamiento social pueden ayudar a proteger a los miembros vulnerables de nuestra comunidad, incluidos los ancianos y las personas con problemas de salud subyacentes.

“Muchas personas que se infectan con COVID-19 pueden ni siquiera saber que están propagando el virus antes de desarrollar síntomas, o pueden experimentar síntomas leves que creen que son una infección más leve”, dijo. “Si no son cuidadosos y toman las precauciones adecuadas, como el distanciamiento social y el lavado frecuente de manos, pueden transmitir la infección a aquellos que pueden desarrollar infecciones más graves, o incluso morir por COVID-19”.

Aunque el distanciamiento social es un medio para combatir la exposición al coronavirus, Romero advirtió contra la reunión en grandes grupos, incluso si se mantiene la distancia entre las personas, ya que el virus puede propagarse a través de otros medios además de la exposición respiratoria.

“Si bien el distanciamiento social ciertamente reduce la propagación de la infección, no la elimina”, dijo. “El virus también se transmite por la exposición a objetos contaminados que otros también pueden tocar, como picaportes de puertas, manijas de fregaderos, utensilios y muchas otras superficies comunes. Ahora que COVID-19 ha sido identificado en nuestra comunidad, depende de todos nosotros hacer todo lo posible para reducir su propagación, incluida la postergación de reuniones sociales”.

Cuando no puede practicar el distanciamiento social efectivo, como cuando se aventura en la tienda de comestibles, Romero dijo que hay pasos que puede tomar para protegerse del COVID-19.

“Aquí es donde lavarse las manos con frecuencia entra en juego”, dijo. “Además, use toallitas higiénicas en artículos compartidos, como carritos de compras cuando estén disponibles, y evite tocarse la cara”.

Romero dijo que los residentes locales deben seguir todas las recomendaciones de los CDC, incluso si el Valle del Río Grande está experimentando una desaceleración en los nuevos casos de COVID-19.

“Si recibimos una guía de los funcionarios estatales para comenzar a aliviar algunas de las restricciones que tenemos en vigencia, la gente aún necesita practicar el sentido común, porque como se ha visto en todo el mundo, a medida que las personas comienzan a disminuir estas restricciones , existen estos picos en los casos que comienzan a ocurrir una vez más “, dijo. “La gente todavía necesita limitar su viaje tanto como sea posible, lavarse las manos con mucha frecuencia, seguir practicando el distanciamiento social de seis pies siempre que sea posible, y seguir usando cubrebocas en público”.

Romero dijo que si bien es natural querer volver a una rutina establecida, seguir vigilando la lucha contra COVID-19 es lo mejor para todos.

“Estoy realmente alentado por la forma en que la gente del Valle delRío Grande ha podido ajustarse y seguir junto con algunas de las pautas que se han dado y las restricciones que se han establecido”, dijo. “Es realmente para el beneficio de todos. Incluso si los funcionarios electos a nivel estatal ordenan que volvamos a estar abiertos a los negocios, tenemos que ser cautelosos, si no por cualquier otro beneficio, si por el de las personas que más amamos y nos importan “.