Miedo al coronavirus afecta a campamento de migrantes

El Nuevo Heraldo


Residentes hacen fila en el campamento para migrantes a las afueras de El Puente Nuevo en Matamoros, México. Si bien las organizaciones de apoyo han tenido que modificar la forma en que distribuyen los alimentos durante la pandemia de COVID-19, restaurantes locales y voluntarios del campamento han ayudado a mantener las comidas disponibles.

-Por Denise Cathey/El Nuevo Heraldo

Nota del Editor:

 

Médicos del Manejo de Respuesta Global en Matamoros han aislado a 17 pacientes desde que comenzaron los preparativos para mitigar la propagación de COVID-19 hace seis semanas, dijo Andrea Leiner, directora de planes estratégicos de la organización en una llamada telefónica el jueves.

Tres de esos pacientes calificaron para que se les realizara la prueba en el Departamento de Salud en Matamoros. Las tres pruebas resultaron negativas. “Alentamos a sus amigos y vecinos a que ayudaran para que no caminaran por el campamento”, dijo Andrea Leiner.

“El Departamento de Salud acordó que había unas pocas personas que se ajustaban al cuadro clínico que querían evaluar, y todas esas pruebas resultaron negativas. Desde entonces, hemos obtenido nuestras propias pruebas que actualmente estamos trabajando con el Departamento de Salud para validar con su PCR, por lo que estamos haciendo una doble prueba”.

PCR realiza pruebas para antígenos. Leiner, una enfermera practicante, dijo que las pruebas de detección de antígenos y anticuerpos son necesarias para garantizar la validez de las primeras cien pruebas. Cualquier persona con síntomas de COVID-19 se coloca en un área de aislamiento establecida en colaboración con funcionarios de inmigración en Matamoros. “Revisamos todos los días con ultrasonidos pulmonares, los examinamos y los monitoreamos hasta que estamos seguros de que es seguro que regresen al campamento”, dijo.

Leiner confirmó que la ONG ha podido comprar suficiente material de prueba para examinar la mayoría del campamento si es necesario y dijo que los pacientes fueron aislados por “mucha precaución”.