Muchos trabajadores de la región no pueden laborar de forma remota

Por Erin Sheridan
Redacción


Muchos trabajadores de la región  no pueden laborar de forma remota

La gerente de Rockwell Grocery & Meat Market, Nora Jaramillo, se encuentra cerca de la selección de productos con su mascarilla y guantes mientras los residentes locales continúan tomando medidas de seguridad para proteger contra COVID-19.

-Miguel Roberts/El Nuevo Heraldo

Un estudio publicado este mes clasificó a Brownsville entre las 25 ciudades de los Estados Unidos donde la menor cantidad de personas puede trabajar desde casa. El estudio destacó la preocupación de que los trabajadores en empleos esenciales de bajos salarios estén en la primera línea del brote de COVID-19 sin la capacidad de mantener un distanciamiento social adecuado. 

Según el estudio, publicado por SmartAsset, la compañía combinó información de la encuesta de la Oficina de Estadísticas Laborales sobre Flexibilidades Laborales y Horarios de Trabajo con datos de la Oficina del Censo de los EEUU para estimar el porcentaje de la fuerza laboral de las ciudades con la capacidad de trabajar de forma remota, de acuerdo con sitio web de la empresa. 

En general, descubrió que menos de uno de cada tres estadounidenses puede trabajar desde casa. Las tasas de empleados capaces de trabajar de manera remota diferían ampliamente entre los empleos de cuello blanco (oficinistas) y cuello azul (obreros), y el estudio encontró que solo el 10 por ciento de la fuerza laboral de personal de cuello azul puede trabajar de forma remota, en comparación con el 40 por ciento de los trabajadores en profesiones de cuello blanco. 

Brownsville ocupó el puesto número 18, con un estimado de 15,232 empleados que pueden trabajar desde casa y una población laboral total de 72,373 individuos. En toda la ciudad, eso significa que casi el 79 por ciento de los trabajadores de Brownsville deben abandonar sus hogares y presentarse a trabajar.

Despido de empleados

A nivel local, el cierre de negocios no esenciales y operaciones alteradas para servicios esenciales ha llevado a los empleadores a la inestabilidad, explicó Esmerelda Villarreal, presidenta y directora ejecutiva de la Cámara de Comercio de Brownsville. “Tenemos una membresía de 500 como cámara. Inicialmente, de esas 500 empresas, 75 cerraron que no eran esenciales”. 

Villarreal explicó que incluso muchas empresas esenciales se han visto obligadas a despedir trabajadores. Algunos, dijo, han decidido cerrar sus puertas permanentemente. “Sabemos de cientos y cientos de empleos que se han perdido durante estos tiempos difíciles”. 

“Es una situación difícil, especialmente para nuestras pequeñas empresas, dejar ir a sus empleados. Son responsables de alimentar y ayudar a esas familias. Es una crisis ¿Cuánto tiempo nos llevará construirnos? No creo que nadie tenga una respuesta todavía. Pero lo haremos”, aseguró a los residentes de Brownsville. 

Stella Díaz, propietaria de The Hair Gallery durante 28 años, dijo que su personal de cuatro personas no tiene trabajo por el momento. Los salones no se consideran esenciales y los estilistas no pueden trabajar legalmente desde casa. “Mis chicas trabajan por cuenta propia. Para que yo pueda seguir con el negocio, pagan el alquiler de sus sillas. Es muy difícil saber que no podrán pagar el alquiler “, dijo. 

Díaz espera obtener un préstamo para pequeñas empresas para continuar pagando servicios públicos y facturas en un esfuerzo por crear una transición sin problemas a la operación normal. Mientras tanto, ella ha estado en contacto con sus cuatro estilistas: Rita Lapeyre, Lulu Martinez,Lisa Montiel y Patti Rodriguez, quienes dice que son como una familia. “Me aseguro de que estén bien, habla con ellos. Todos parecen tener lo que necesitan”, expresó.

Trabajadores esenciales

Aquellos que han logrado conservar trabajos en negocios esenciales como restaurantes, supermercados, guarderías, farmacias y en obras públicas deben aventurarse en la comunidad y ponerse en riesgo en la primera línea de la crisis. Nora Jaramillo, gerente de Rockwell Grocery, dijo que el negocio realmente ha contratado a más personal para satisfacer la demanda. “En este momento, nos sentimos confiados porque vemos que todos somos saludables y cuando hablamos con los clientes, nos dicen que aquellos que están en alto riesgo están en casa”, dijo.

“No permitimos que los niños entren, estamos pidiendo a las personas que practiquen el distanciamiento social según sea necesario, y tratamos de hacer que nuestros clientes se sientan seguros y bienvenidos”.

Jaramillo agradeció a sus compañeros de primera línea. “Todos estamos expuestos estando fuera de nuestros hogares e interactuando con personas que pueden tener el virus sin saberlo. Aquellos que pueden quedarse en casa, por favor, quédense en casa, porque a nosotros también nos gustaría quedarnos en casa, pero tenemos que ir a trabajar”, dijo.

Los trabajadores de cuidado infantil y cuidado diurno para adultos de Brownsville son posiblemente algunos de los empleados más esenciales en el área, explicó Cynthia De La Rosa, propietaria de Happy Kids Childcare. “Es un trabajo difícil. Es difícil y estresante lo que estamos haciendo ahora, trabajar con una mano atada a la espalda”, dijo.

De La Rosa dijo que la cantidad de niños que cuida el personal se ha reducido a la mitad desde que el refugio entró en vigencia a fines del mes pasado. Citó los desafíos para mantenerse al día con los requisitos de alimentos, como el elemento de leche obligatorio, porque solo hay ciertas cantidades que las personas pueden comprar todos los días. “Tenemos que ir a la tienda un par de veces al día solo por un galón de leche. Es difícil, porque todavía te estás exponiendo y tienes que volver y cuidar a los niños “, dijo.

El personal ha estado trabajando las 24 horas para desinfectar y mantener a los niños seguros y saludables. Los padres se mantienen afuera porque no hay forma de saber dónde han estado y con quién han interactuado. “Saben que estamos sanos, mantenemos todo desinfectado, mantenemos a todos seguros y les proporcionamos comidas”. No están estresados ​​por tener que salir a comprar”, dijo.

“Uno de mis padres: es una madre soltera con dos hijos. Es difícil ir a comprar comida porque no puede salir con sus hijos a las tiendas. Ella dice que se siente más segura y protegida con sus hijos aquí”.

Medidas precautorias

Thomas Garza, farmacéutico y propietario de The Medicine Shoppe en San Benito, dijo que su farmacia fue una de las primeras en implementar medidas de protección adecuadas cuando se difundió la noticia del virus el mes pasado. El equipo de protección personal (EPP) ha sido casi imposible de obtener, pero la farmacia ya tenía suficiente equipo como guantes y máscaras en stock. “Un miembro de mi personal en San Juan vio en Facebook que alguien estaba haciendo máscaras con su impresora, así que les compramos algunas y tengo un par en cada tienda solo para que los empleados de tránsito tengan un poco de protección adicional, “ él dijo.

La tienda está operando a través de su ventana de acceso directo, teléfono y video. “Las personas necesitan sus medicamentos y nos necesitan para recibir consejos y cosas de venta libre. Queremos asegurarnos de que estamos lo suficientemente saludables como para permanecer aquí por ellos y no atrapar esto, si podemos evitarlo. Es difícil tener gente entrando y saliendo de nuestro lobby todo el día, tocando el procesador de la tarjeta de crédito, sentándose en sillas”, explicó.

Seguro de desempleo

A medida que la economía y sus trabajadores sienten el peso de la crisis, Workforce Solutions Cameron ha estado aplicando aproximadamente el triple de la cantidad de llamadas de lo habitual, explicó el director ejecutivo Pat Hobbs. Su colega Henry Castillo, director regional de Workforce Cameron, dijo que la mayoría de las preguntas que han recibido son de trabajadores y empleadores preocupados por el seguro de desempleo. “Desafortunadamente, el centro local de la fuerza laboral no procesa las solicitudes de desempleo. Eso se hace a través del Telecentro TWC, y también se puede hacer en línea a través de un portal”, explicó Castillo.

Castillo dijo que los sistemas no fueron configurados para manejar el volumen de reclamos que están llegando. La oficina sugiere a aquellos que buscan solicitar un seguro de desempleo que lo hagan durante las horas de la noche, cuando el tráfico en el sitio web no está tan ocupado. “Todavía recibimos llamadas todos los días. Estoy seguro de que el número es mucho más alto, pero de las empresas con las que hemos hablado sobre despidos, estamos viendo de 500 a 600 trabajadores afectados”.

La oficina ha recibido llamadas de empleadores que dicen que han pedido al personal que trabaje, pero el personal se niega a hacerlo por preocupación por su seguridad. “Esto ha sido raro, hasta ahora. Hemos estado remitiendo a esas personas a la división de derecho laboral del TWC para obtener detalles sobre su situación”.

Según el sitio web de TWC, quienes renuncien a sus trabajos en el estado de Texas pueden ser elegibles para beneficios de desempleo debido a “condiciones de trabajo inseguras”.

Castillo confirmó que los trabajadores de restaurantes han sido duramente afectados ya que los propietarios se ven obligados a reducir el personal. Otras profesiones que enfrentan desafíos económicos severos incluyen servicios de limpieza, salones de belleza y peluquerías, compañías de personal, gimnasios, ventas de automóviles y guarderías, según el director.

Workforce Cameron ha estado proporcionando información y actualizaciones sobre beneficios y recursos a través de sus cuentas de Facebook y Twitter. Castillo especificó que el programa de cuidado infantil subsidiado de la oficina estará abierto a más familias a medida que la Ley CARES eleve el umbral de ingresos para las familias que califican. “Tenemos una cantidad limitada de fondos. Pero, creo que es importante que la gente lo sepa. Después de dos días, obtuvimos 50 solicitudes”.

Las oficinas atienden a los clientes por teléfono, correo electrónico, mensajes de texto, fax y cualquier forma de comunicación necesaria. A pesar de las circunstancias, Castillo dijo que todavía hay empleos disponibles en el Valle. “Cualquier buscador de trabajo que llame a nuestra oficina interesado en el trabajo, hay trabajos por ahí. Si puede y está dispuesto a trabajar, y si está interesado, podemos ayudarlo a contactarlo y remitirlo a los empleadores que confirmamos que están contratando”.

La reportera Nubia Reyna ayudó con la traducción de esta historia.

esheridan@brownsvilleherald.com