Ex jefe de policía Chambers tendrá una nueva audiencia de castigo

POR ERIN SHERIDAN
Redacción



JOHN CHAMBERS había sido condenado por 14 cargos de manipulación de registros gubernamentales en enero de 2016.

-Cortesía

Un tribunal de apelaciones revocó el fallo de un tribunal de primera instancia en el caso presentado contra el ex jefe de policía de Indian Lake, John Chambers, quien fue condenado por 14 cargos de manipulación de registros gubernamentales en enero de 2016.

Chambers está postulado para sheriff del condado por el partido republicano.

El ex jefe fue arrestado el 23 de febrero de 2015 por agentes de la Comisión de Aplicación de la Ley de Texas (TCOLE) e investigadores de la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Cameron. Un jurado en el 103° Tribunal de Distrito del estado encontró a Chambers culpable en cada cargo por falsificar registros de calificaciones de armas de fuego para varios oficiales de reserva no pagados de Indian Lake en enero.

Fue sentenciado a cinco años de libertad condicional por la juez de distrito Janet Leal en cada cargo, programado para ejecutarse simultáneamente.

Según el fallo emitido por la 13ª Corte de Apelaciones, un agente del TCOLE se comunicó con Chambers, quien le informó que faltaban registros de calificaciones de armas de fuego para varios de los oficiales de reserva. “El apelante luego ordenó a un oficial subordinado que creara registros que declararan falsamente que catorce oficiales de reserva habían aprobado un curso de capacitación sobre armas de fuego usando la pistola del apelante”, dijo la opinión.

En 2017, la 13a Corte de Apelaciones afirmó la condena de Chambers, concluyendo que los documentos calificaban como registros gubernamentales, que Chambers no tenía derecho a una instrucción de cargo de jurado sobre el código del gobierno local que

autoriza a un municipio a establecer una fuerza de policía de reserva, y esa evidencia fue suficiente para demostrar que Chambers actuó con la “intención de defraudar o dañar” al estado.

Una apelación presentada ante el Tribunal de Apelaciones Criminales (CCA) afirmó los dos primeros problemas, pero concluyó que la evidencia era insuficiente para mostrar que Chambers actuó con la “intención de defraudar o dañar” porque “era legalmente imposible que TCOLE fuera defraudado por Chambers”, según el fallo.

“Si el gobierno tiene autoridad para multar al acusado, entonces es legalmente imposible para el acusado ‘defraudar’ al gobierno fuera de la oportunidad de multarlo”, escribió el tribunal.

El caso fue devuelto a la 13ª Corte de Apelaciones, que señaló que la CCA sostuvo que TCOLE no tenía el derecho o el deber legal de exigir los registros de calificaciones de armas de fuego de Chambers.

El fallo declaró que Chambers recibió un informe de TCOLE que indicaba que los registros de calificación de armas de fuego de sus oficiales de reserva eran deficientes y le dio 10 días para corregir la deficiencia, amenazando con imponer medidas disciplinarias o una multa diaria de mil dólares si no presentaba los documentos.

El fallo fue remitido a la corte del Distrito 103 para más procedimientos y una nueva audiencia de castigo.