Albercas de Brownsville y Harlingen suspenden operaciones

POR STEFAN MODRICH
Redacción



EL CENTRO ACUÁTICO Margaret M. Clark fue cerrado indefinidamente en respuesta a la pandemia de coronavirus COVID-19.

 

-Stefan Modrich/El Nuevo Heraldo

HARLINGEN — Según un informe de los Centros para el Control de Enfermedades del 10 de marzo, “no hay evidencia de que el coronavirus COVID-19 pueda transmitirse mediante el uso de albercas y jacuzzis”.

No obstante, las dos instalaciones acuáticas más grandes del este del Valle han suspendido sus operaciones en un esfuerzo por frenar la propagación de la pandemia.

Sandra Flinn, coordinadora de actividades acuáticas en el CISD Aquiatic Center de Harlingen, dijo que la instalación ha seguido las pautas de los gobiernos federales, estatales y locales.

Con la excepción de una reunión la semana pasada para el personal esencial, el Centro Acuático de Harlingen no ha estado en funcionamiento desde el 13 de marzo, el último día antes del inicio de las vacaciones de primavera.

“Todo este tipo de cascadas y cosas comenzaron a suceder rápidamente durante las vacaciones de primavera”, dijo Flinn. “Cuando íbamos a vacaciones de primavera, todavía estábamos un poco inseguros de lo que traería la semana siguiente. Todos teníamos la intención de volver”.

El Centro Acuático Margaret M. Clark en Brownsville publicó en su sitio web que estaría cerrado hasta el 10 de abril, y luego actualizó su página para publicar que la instalación estará cerrada indefinidamente, hasta el sábado por la noche. Mónica Rosales, administradora del Clark Aquatic Center, dijo que nadie perderá su crédito o dinero pagado por las clases de natación o las cuotas de membresía.

“Respetaremos los pagos recibidos y ampliaremos las fechas de vencimiento”, dijo Rosales. “Sé que las personas están ansiosas, pero cuidaremos a nuestros grupos de interés y haremos lo correcto para garantizar que se respete cualquier dinero que hayan invertido”. Flinn dijo que a nadie se le está cobrando ninguna cuota de membresía en este momento. Las deducciones de nómina cesarán para los empleados del HCISD que hayan optado por una tarifa mensual de 10 dólares que se descontará de sus cheques de pago para tener privilegios de membresía en la instalación.

“Muy pocas personas pagan (una membresía) por adelantado”, dijo Flinn. “Pero si han pagado por adelantado, planeamos respetar esos (pagos) cuando volvamos a abrir”. Además, Flinn dijo que las instalaciones de

HCISD no han perdido miembros como resultado de la pandemia.

No está claro qué tan pronto el centro acuático en Harlingen podría reanudar las operaciones.

Entre los programas en Harlingen que se han visto afectados están sus clases de natación SEAL para estudiantes de segundo grado, que podrían posponerse hasta el otoño, y el water polo, el próximo deporte en el calendario acuático local.

Flinn reiteró que, como supervisora de una instalación dirigida por el distrito escolar, ella y su equipo están obligados a buscar orientación de los funcionarios estatales, locales y federales sobre cómo proceder a medida que se desarrolla la crisis.

Ella dijo que el centro acuático de Harlingen tiene un empleado de medio tiempo que ha retenido su trabajo pero no acumula horas.

Además de sus dos administradores y dos entrenadores, el personal de tiempo completo del edificio que consta de 11 empleados: una secretaria, salvavidas/ maestros de natación, operadores de albercas certificados y custodios. Flinn dijo que los empleados de tiempo completo se han asegurado de que el distrito se comprometa a pagarles durante la pandemia de COVID-19.

Los 22 empleados a tiempo completo y seis a tiempo parcial en el centro acuático de Brownsville continuarán siendo remunerados.

Para los nadadores que buscan mantenerse en forma mientras están en cuarentena, la página de Facebook del Centro Acuático de Harlingen presenta varios videos de ejercicios. USA Swimming ha publicado una serie de recursos en su sitio web para “mantenimiento en seco”, incluidos circuitos de entrenamiento y consejos de psicólogos deportivos para competidores que se enfrentan a la realidad de las competencias aplazadas o canceladas.

“Estamos haciendo lo mejor que podemos trabajando desde casa, trabajando de forma remota”, dijo Flinn. “Los empleados de tiempo completo están trabajando para publicar actividades diarias de entrenamiento gratuitas que las personas pueden hacer en casa. “Continuamos con la misión del atletismo y con la educación de los niños, simplemente se ve diferente”.