Avanza prevención

POR ERIN SHERIDAN
Redacción



EL SHERIFF DEL CONDADO Cameron, Omar Lucio, se para frente a una Tienda de Aislamiento en el Centro de Detención del Condado Cameron de Carrizales-Rucker, donde los internos serán revisados por cualquier síntoma de COVID-19.

 

-Miguel Roberts/El Nuevo Heraldo

Unas carpas de triaje se han instalado fuera de las entradas de cuatro cárceles supervisadas por la Oficina del Sheriff del Condado Cameron con la intención de detectar a los presos, el personal y los abogados que ingresan a las instalaciones con cualquier síntoma de coronavirus.

En una conferencia de prensa el viernes, un médico que trabajaba en la la carpa de triaje explicó que los reclusos llenan un cuestionario y se toman sus constantes vitales antes de ingresar a las instalaciones para comenzar el proceso de reserva. “Si responden que no a todas las preguntas y sus signos vitales son normales, procedemos al proceso de reserva”, dijo el médico.

“Nuestro objetivo final es asegurarnos de que no tengamos casos de coronavirus en nuestra cárcel. Tenemos que proteger a los prisioneros que tenemos aquí. Estamos haciendo una evaluación exhaustiva de cualquier persona incluso antes de que entren al edificio”, agregó.

El doctor afirmó que no hay casos confirmados de coronavirus en la cárcel y que cualquier persona que muestre síntomas parecidos a la gripe se coloca en una celda de presión negativa — donde el aire circula en un sistema separado, para asegurarse de que no haya reclusos expuestos.

Cuando se le preguntó si los presos reciben guantes y máscaras a pedido, respondió: “Realmente no tienen una razón para pedir guantes o máscaras en este momento porque no hay casos”.

Según el Sheriff Omar Lucio, las pruebas no están disponibles actualmente para los internos dentro de la cárcel, pero podrían facilitarse si un interno muestra síntomas. Los reclusos y el personal y los abogados visitantes son examinados cuando ingresan. Los reclusos que muestran síntomas de enfermedad son tratados por el personal médico en las instalaciones de las enfermerías y pueden visitar a un doctor a través de citas de telemedicina, explicó el Sheriff. El coronavirus aún puede ser transmitido por individuos asintomáticos, aunque las pruebas se limitan actualmente a cualquier persona que muestre síntomas, a cualquiera que haya viajado a un área afectada y a cualquiera que haya estado en contacto con alguien sospechoso de haber contraído el coronavirus.

La información publicada en el sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades establece que “es posible que se propague algo antes de que las personas muestren síntomas; ha habido informes de que esto ocurra con este nuevo coronavirus, pero no se cree que esta sea principal propagación del virus”.

Hasta el viernes, había 13 casos confirmados en el condado Cameron, según un cuadro publicado en el sitio web de CC Public Health.

Lucio declaró que cualquiera que pase por el triaje “con una temperatura de 100 grados Fahrenheit — que es fiebre o síntomas similares a los de la gripe, necesitaremos una autorización médico. Una autorización médica significa que les enviaremos al hospital, les revisarán y ellos sabrán que está bien que les coloquen con el resto de los internos”, dijo Lucio.

La cárcel actualmente ha suspendido los derechos de visita y está trabajando con los jueces y la oficina del Fiscal de Distrito del Condado Cameron para liberar a los delincuentes no violentos, confirmó Lucio. Ambas fueron recomendaciones publicadas por la Comisión de Texas sobre Normas de Cárceles en respuesta a la propagación del coronavirus.

El Sheriff dijo que los agentes desinfectan vehículos y equipos y usan máscaras y guantes mientras patrullan. La oficina está funcionando con un equipo mínimo. Lucio aseguró que el personal de la cárcel está aplicando medidas de higiene en los dormitorios y que los reclusos reciben productos de limpieza.

Cuando se le preguntó si es posible mantener a los presos a seis pies de distancia, Lucio dijo: “Nos cuesta mucho hacer eso. Pero lo bueno es que los jueces y el fiscal de distrito están trabajando muy duro. Estamos tratando de sacar a tantas personas como sea posible”.

“Te puedo decir en este momento, esta es una de las primeras veces que hemos tenido menos reclusos que en cualquier otro momento. Nuestra capacidad aquí es de aproximadamente 1.100. Ahora mismo tenemos la mitad de eso. Tenemos partes que están vacías en el momento presente y en caso de que alguien tenga fiebre o algún tipo de problema que tengamos, si necesita ir al hospital, le enviaremos al hospital”.

esheridan@brownsvilleherald.com