Diócesis de Matamoros se une a Brownsville y suspende misas

Por AURORA OROZCO/El Nuevo Heraldo


Al igual que Brownsville, la Diócesis de Matamoros anunció el jueves la suspension de todas las misas y celebraciones públicas en todas las parroquias, rectorías y capillas a partir de esta tarde.

-Cortesía

MATAMOROS — Al igual que Brownsville, la Diócesis de Matamoros anunció el jueves la suspension de todas las misas y celebraciones públicas en todas las parroquias, rectorías y capillas a partir de esta tarde.

En conferencia de prensa, Eugenio Lira Rugarcía, Obispo de la Diócesis de Matamoros, dijo que las medidas de toman para enfrentar la amenaza del COVID-19 y después de escuchar al Colegio de Consultores, médicos y obispos, y de manera particular al Obispo Daniel Flores, de la Diócesis de Brownsville,y teniendo en cuenta las sugerencias de la Confederación del Episcopado Mexicano, así como las acciones recomendadas por el Comité Estatal de Seguridad en Salud.

“Estas medidas son para favorecer la sana distancia social que ayuda a disminuir el riesgo de contagio”, dijo Lira Rugarcía en un comunicado. “Al mismo tiempo, dispenso a todos los fieles de la obligación de la Eucaristía dominical, que podrán seguir a través de los medios de comunicación y las redes sociales”.

Lira Rugarcía dijo que, con el apoyo de laicos, religiosas consagradas, seminaristas, diáconos y sacerdotes, promoverán diversas iniciativas para que, de manera virtual, los fieles puedan participar en el rezo de la Liturgia de las Horas, celebraciones de la Palabra, el Santo Rosario, la Coronilla, la Adoración Eucarística, oración, alabanzas, reflexiones y otras actividades.

“Ruego a los sacerdotes que sigan celebrando diariamente en privado la Santa Misa, que podrán transmitir a través de las redes sociales”, dijo Lira Rugarcía, agregando que las puerta de los templos podrán permanecer abiertas y podrá exponerse el Santísimo Sacramento, pero no habrá actividades.

También señaló que se seguirán las instrucciones de las autoridades sanitarias, así como quedan suspendidas las visitas a los ancianos y enfermos, tanto en sus casas como en asilos de ancianos u hospitales, a fin de no exponerlos a algún contagio.

En el caso de bodas, bautizos, quinceañeras y otras celebraciones previamente programadas, las personas deberán tratar el asunto directamente con los párrocos.

En cuanto a servicios en las oficinas diocesanas y parroquiales, éstas deberán tratarse por teléfono y otras formas de comunicación.