Realizan ceremonias de arranque del Censo 2020

Por Aurora Orozco
Redacción



El pasado jueves, el Condado de Hidalgo y el Condado de Cameron llevaron a cabo ceremonias para dar inicio de manera oficial al conteo del censo en el Sur de Texas en el edificio de LUPE. Residentes acudieron a solicitar información sobre cómo llenar el cuestionario.

-Aurora Orozco/El Nuevo Heraldo

SAN JUAN, Texas — Finalmente, inició el conteo del Censo 2020.

El pasado jueves, el Condado de Hidalgo y el Condado de Cameron llevaron a cabo ceremonias para dar inicio de manera oficial al conteo del censo en el Sur de Texas.

“Ahora es el momento de completar el cuestionario del censo”, dijo Martha Sánchez, coordinadora de la organización La Unión del Pueblo Entero (LUPE), durante la ceremonia que reunió a residentes de la comunidad y funcionarios. “Nos hemos estado preparando para este momento durante un año y ahora es hora de contar”.

En el edificio de LUPE, residentes acudieron a solicitar información sobre cómo llenar el cuestionario. Mesas con información y representantes del Censo 2020 estuvieron asistiendo a las personas.

“El censo es muy importante porque es la oportunidad para ser contado”, dijo Mary Jane Garza, coordinadora de la Asociación del Censo, quien fue la encargada de dar el mensaje de inicio del conteo.

“El censo es importante porque es la oportunidad de tener representación en el Congreso, y porque de esta forma los estados obtienen fondos par alas comunidades. Con cada persona que se cuenta llegan más fondos. Todos cuentan, desde un recién nacido hasta una persona de más de 100 años”, dijo Garza.

La funcionaria señaló que las personas no deben tener temor sobre las preguntas que vienen en el cuestionario, ya que esta información es confidencial y no vienen preguntas sobre el estatus migratorio de las personas.

“Nosotros como empleados del gobierno hemos hecho un juramento, donde nos comprometemos a no revelar información, ya que las respuestas que nos den es confidencial”, dijo Garza, agregando que las personas que lleguen a las viviendas deberán portar una identificación que los acredite como empleados del censo.

“Es importante que sepan que la pregunta sobre si una persona es ciudadano de Estados Unidos o no, no está incluida en el cuestionario”, dijo Garza.

Garza informó que por el momento se cuenta con 53 personas trabajando para el censo en el área del Valle de Texas, pero que se sigue reclutando a personas que deseen trabajar.

Asimismo, reconoció que en el censo pasado el Sur de Texas muchas personas se quedaron sin contar debido a que el censo no dio la suficiente información a las personas para que supieran la importancia de ser contados.

“Ahora tenemos a más personas trabajando, y lo hacemos a través de organizaciones como LUPE para que nos ayuden a difundir la información. Esas personas están enfocadas en explicar la importancia de responder el cuestionario”, dijo Garza.

Sánchez invitó a los residentes a que lleven sus preguntas a las oficinas de LUPE para ayudarlos. “Estamos invitando a los residentes a que traigan sus preguntas y correos y hablen con trabajadores del censo, quienes pueden ayudarlos a llenar sus cuestionarios”.

A mediados de marzo, los hogares en todo el país comenzaron a recibir una invitación para participar en el Censo 2020. En cuanto llegue la invitación, usted debe responder ya sea por Internet, por teléfono o por correo.

Desde el pasado 12 de marzo al 20 de marzo, los hogares comenzaron a recibir un correo oficial de la Oficina del Censo con información detallada sobre cómo responder al Censo del 2020 por internet, por teléfono o por correo.

Del 30 de marzo al 1 de abril, la Oficina del Censo contará a las personas sin hogar, ya sea en albergues, comedores públicos y unidades de alimentación móvil, en las calles, a quienes no están en refugios, y en ubicaciones al aire libre, como en campamentos.

Pare el 1 de abril, todos los hogares habrán recibido una invitación para participar en el Censo 2020.

A partir del mes de abril, los trabajadores del censo comenzarán a visitar a los estudiantes que viven en el campus universitario, a las personas en centros para adultos mayores y a otras personas que viven en grupos grandes.

De mayo a julio, comenzarán a visitar hogares que no han respondido al Censo 2020 para asegurarse de que todos sean contados.