DESAFÍO ENERGÉTICO

Por Steve Clark
Redacción



Diego Guzmán completa una hoja de trabajo para su plan propuesto en su libro Kauffman FastTrac. El lunes se celebró el primer día de un taller de tres semanas de incubadora/aceleradora de negocios para el Consejo Mexicano de la Energía (COMENER) en el Auditorio Salón Cassia en el campus de la Universidad de Texas en el Valle del Río Grande.

-Denise Cathey/ El Nuevo Heraldo

La Universidad de Texas en el Valle del Río Grande albergó el lunes una delegación de unos 40 empresarios del Instituto Mexicano del Petróleo, la Universidad Nacional Autónoma de México y pequeñas empresas; en el primer día de un taller de tres semanas sobre incubadoras / aceleradores de empresas para el Consejo Mexicano de la Energía (COMENER), dedicado a estimular la innovación en el sector energético. 

El objetivo es desarrollar 19 proyectos, cada uno con diferentes aspectos de innovación en la industria energética, en aplicaciones comercializables del mundo real. Uno de los proyectos, por ejemplo, implica la inspección robótica de tuberías submarinas. 

Trabajando con personal de UTRGV de la plataforma de lanzamiento de tecnología STARGATE (STPL), los empresarios aprenderán cómo establecer negocios en los Estados Unidos y traer potencialmente nuevas ideas, tecnología o productos a este país, dijo Ramiro González, Director de Gobierno y Asuntos de la Comunidad de la ciudad de Brownsville. 

“Esto es algo que ha estado en las etapas de planificación durante mucho tiempo”, dijo. “En realidad cruzó las administraciones de México y aún así lo hicieron posible, lo cual es una gran hazaña”. 

Juan Acra, presidente de COMENER, obtuvo el respaldo del ministro de energía y presidente del condado para la asociación público-privada, que describió como vital para abrir la innovación energética mexicana al mundo. 

“Es muy importante para nosotros porque estamos promoviendo la tecnología mexicana para el sector energético”, dijo Acra. 

Al respecto, comentó que el proyecto se lanzó en respuesta a la iniciativa de Bill Gates para acelerar la tecnología de energía limpia, “para llevarla del laboratorio al mercado”. 

“(Para) México y Estados Unidos, es una obligación trabajar juntos”, destacó Acra. “Tenemos el mercado de energía más grande del mundo, Estados Unidos, México y Canadá. Tenemos que trabajar juntos. … Tienes las mejores prácticas, tienes tecnología y tienes el producto”. 

Si bien la incubadora / aceleradora STARGATE se estableció con empresarios del “nuevo espacio” en mente, la asociación del sector energético es una buena opción, según Teviet Creighton, director de Centro de Radioastronomía Avanzada (CARA) de UTRGV, del cual STARGATE es parte encargada de desarrollar y comercializar tecnología generada por CARA. 

“Este no es un espacio nuevo, pero … parte aquí de nuestra visión en CARA es encontrar las sinergias entre los diferentes sectores tecnológicos, y hay muchas conexiones entre el sector energético y el sector espacial”, sostuvo.

“ Se enfrentan a desafíos similares. Ambos son de alta tecnología. Ambos implican un gran desarrollo tecnológico, por lo que muchas de las cosas que estamos haciendo tanto con México como también aquí en Texas están formando conexiones con el sector energético, con el petróleo y el gas y las otras compañías de energía, para ver cuáles son los desafíos comunes y qué tipo de soluciones podemos tener para ellos”.

Creighton indicó que la asociación COMENER es el primer gran contrato que STPL ha logrado.

“Esperamos que este sea solo el primero de muchos de esos contratos, muchos de esos proyectos que tendremos que hacer de incubación y aceleración en el Valle”, dijo. “Nuestro primer gran proyecto es esta iniciativa transfronteriza con COMENER, pero también estaríamos analizando el desarrollo y la incubación de empresas originarias aquí en el Valle, o trabajando con personas que desean iniciar negocios de alta tecnología aquí en el Valle.

“Es genial. Todo encaja con toda la visión de la Nueva Ciudad Espacial de Brownsville, construyendo este corredor tecnológico aquí entre México a través de Brownsville hasta Houston. Tener este corredor tecnológico promoverá la tecnología espacial, la industria espacial comercial y otras industrias de alta tecnología en el área”.

sclark@brownsvilleherald.com