Manejar sobrio salva vidas

Redacción


Manejar sobrio salva vidas
-El Nuevo Heraldo

HARLINGEN — A medida que se acercan las vacaciones de primavera, el personal del Departamento de Transporte de Texas aconseja a los vacacionistas de primavera que piensen dos veces antes de beber y conducir. 

TxDOT está instando a los automovilistas a planificar viajes sobrios como parte de su campaña “Plan While You Can”, que se lanzó el jueves. 

El objetivo de la campaña es salvar vidas y disminuir los accidentes relacionados con el alcohol. 

Según un comunicado de prensa de TxDOT, la campaña recorrerá el estado y presentará el juego de realidad virtual “Plan to Win”. 

El juego plantea preguntas relacionadas con la bebida y la conducción e ilustra las consecuencias de ponerse al volante a través de una experiencia de inmersión. 

Según los representantes de TxDOT, quienes conducen en estado de ebriedad pueden enfrentar multas y tarifas de hasta $ 17,000, tiempo en la cárcel y la pérdida de su licencia de conducir. 

“Beber y conducir es una opción peligrosa y a menudo mortal que puede arruinar el futuro de un conductor joven y de todos los involucrados en un choque”, declaró el director ejecutivo de TxDOT, James Bass, en un comunicado de prensa. “Este receso de primavera, sé responsable y planifica con anticipación un paseo sobrio”. 

Según el comunicado de prensa, en Texas, durante las vacaciones de primavera de 2019, hubo 417 accidentes que involucraron a conductores jóvenes que conducían bajo la influencia del alcohol.

Esos accidentes mataron a 26 personas e hirieron gravemente a otros 52, según el comunicado de prensa.

Como parte de la campaña, una familia comparte su historia.

Jamie Chapman, de 20 años, era un estudiante universitario cuando tomó la decisión de conducir después de beber en una fiesta, según el comunicado de prensa.

Durante el viaje, se estrelló contra un árbol y sufrió una lesión cerebral traumática.

Jamie sobrevivió al accidente, pero lo dejó físicamente debilitado, según el comunicado de prensa.

La madre de Jamie, Katrina, describió a su hijo de no ser diferente a cualquier otro chico universitario.

“Le encantaba pasar un buen rato con sus amigos y tenía mucho que esperar en el futuro”, declaró Katrina en el comunicado de prensa. “La decisión de Jamie de conducir ebrio ha afectado la vida de toda nuestra familia, incluso ocho años después”.

Katrina declaró que espera que los adultos jóvenes vean la historia de Jamie y tomen la decisión correcta para realizar un viaje en sobriedad.