Usuarios de bibliteca de Southmost levantan quejas

POR NUBIA REYNA
Redacción




<p data-lazy-src=

Flores tiene cuatro niños que visitan regularmente la Biblioteca Southmost para hacer sus tareas y proyectos escolares. Al respecto, comentó que no tiene computadora ni acceso a internet en su casa, por lo que tiene miedo de que la biblioteca se cierre.

“No hay muy buen ambiente aquí, Dios no permita que se abandone en unos años, pero si la comparamos con la otra, este se olvida”, dijo.

Las principales diferencias que los residentes que notaron entre las dos bibliotecas es la falta de libros con algunos de los estantes vacíos, no hay ‘Friends of the Library’ un lugar donde los visitantes puedan comprar libros y revistas con descuento y asimismo también la falta de la sección de Niños.

“No se compara en nada con la Biblioteca Central y ¿cómo lo sé? porque soy voluntaria y me he ofrecido como voluntaria en ambos”, recalcó Raquel Ayala, superintendente asistente jubilada de BISD.

“Tienes un área para los niños, la cual no tienes aquí; tienes salas de estudio, que no tienes aquí; tienes una cuarto tranquilo, que no tienes aquí; incluso en el área de descanso, observé los muebles y allí tienen diferentes áreas de descanso para adultos y ¿qué tienen aquí? nada.”

Luz Pérez, una residente de Southmost que lleva a sus cuatro hijos regularmente a la biblioteca, dijo que sus hijos se quejan cuando están haciendo un proyecto escolar en la sucursal Southmost y que el libro que necesitan no está disponible allí. Pérez afirmó que no tiene transporte, por lo que debe llevar a los cuatro niños a la sucursal principal en el autobús de la ciudad.

“Mi hija me dice que aquí, en la biblioteca de Southmost, no tienen lo que necesitamos para el proyecto”, señaló. “Entonces le digo a mi hija que está bien, aunque la biblioteca en Central está lejos para nosotros, tenemos que ir para que puedan hacer su tarea”.

Jillian Garza, una estudiante de la preparatoria Porter, explicó que aunque la Biblioteca Southmost está más cerca, va a la de Central porque permanece abierta más tarde y hay más libros y computadoras.

“Cada vez que tenemos la opción, preferimos ir a la Biblioteca Pública Central y eso incluye a casi todos los que van a Porter”, destacó. “Por lo general, cuando vamos, sabemos que estaremos allí durante horas porque hay mucho trabajo por supuesto … así que generalmente estamos allí hasta la hora de cierre y este cierra mucho antes, queremos aprovechar al máximo nuestro tiempo, así que vamos a la otra”.

La comisionada de la ciudad, Nurith Galonsky, manifestó que una de las cosas en las que se enfocó cuando fue elegida es la Biblioteca Southmost. En este sentido, expresó que se da cuenta de que está casi vacía todo el tiempo y que los residentes no la usan tanto incluso si está más cerca de sus hogares.

“Me alegra haber recibido el apoyo de miembros de la comunidad porque es algo que noté muy diferente a central”, justificó. “Tenemos la suerte de tener en esta área la biblioteca aquí, pero si no se está utilizando a su máximo potencial, ¿de qué sirve tenerla aquí?”.

Juan Guerra, jefe bibliotecario y director de servicios bibliotecario en del Sistema de Bibliotecas Públicas de Brownsville, subrayó que está al tanto de las quejas de los residentes de Southmost, pero que la razón por la cual hay menos libros y una sección de niños más pequeña es la falta de espacio.

“La principal es la principal, tiene 46,000 pies cuadrados y la de Southmost es una sucursal, que es menos de la mitad, tiene 20,000 pies cuadrados”, concretó.

“Hay menos libros porque es más pequeña, tiene la mitad del tamaño, pero los libros que tenemos allí se basan en los libros que la comunidad necesita y ha estado pidiendo. Obviamente, hay menos libros porque ya no nos caben, es la mitad del tamaño y todavía tenemos que tener espacio para nuestros clientes, que es lo más importante”.

Guerra agregó que los clientes que van a la Biblioteca Southmost y necesitan un libro que está en la sucursal principal pueden solicitarlo y tenerlo allí generalmente el mismo día o al día siguiente. Al mismo tiempo, añadió que todos los programas ofrecidos en ambas bibliotecas son iguales.

“Tenemos un transporte y si quieren que el libro se envíe allí, podemos enviarlo”, recordó. “No podemos tener todos los libros en la sucursal Southmost, no cabrían, pero si los tenemos aquí podemos llevarlos allí”.

—nreyna@brownsvilleherald.com