Encuentran culpable de DWI a conductor en accidente fatal de McAllen

Por Lorenzo Zazueta-Castro
Redacción



Leonel Martinez Adame.

EDINBURG – Los miembros del jurado encontraron culpable a un hombre que mató a una persona en el centro de McAllen en julio de 2017 después de un juicio de cuatro días.

Después de menos de tres horas de deliberaciones el lunes, los miembros del jurado encontraron a Leonel Martínez Adame culpable de conducir en estado de ebriedad y de causar lesiones por accidente, cargos menores que Adame enfrentó.

El veredicto llegó el lunes después de que el estado y la defensa presentaron argumentos finales en el caso, pasando aproximadamente media hora cada uno argumentando sus respectivos casos ante los jurados, antes de que el tribunal los enviara de regreso para comenzar las deliberaciones.

Adame está acusado de estar al volante de una camioneta en las primeras horas de la mañana del 15 de julio de 2017, cuando golpeó a Kevin Andrade cerca del centro de McAllen.

Adame, que huyó de la escena del accidente en los momentos inmediatamente posteriores al impacto, finalmente cooperó con la policía.

El estado sostiene que el hombre solo cooperó después de que fue atrapado por la policía a una milla y media de distancia del lugar del accidente.

Adame, quien se determinó que estaba un poco por encima del límite legal del estado del contenido de alcohol en el aliento, le dijo a la policía que el accidente ocurrió después de salir de Brickhouse en el centro de McAllen, donde bebió cuatro jack y soda y tomó tres tragos de tequila con varios amigos mientras discutía un negocio durante un período de cuatro horas.

Cuando se le preguntó sobre el accidente, Adame dijo: “Alguien solo saltó delante de mí”.

Luego admitió haber atropellado a Andrade, cuyo alcohol en la sangre luego se determinó que era de .27, más de tres veces del límite legal.

Cuando se le preguntó por qué huyó, Adame dijo durante su entrevista con la policía: “Estaba aterrorizado. Yo estaba en shock”.

Le dijo al detective que estaba concentrado en el tráfico y que el alcohol que consumía no afectaba su capacidad para conducir.

“Simplemente no lo vi venir”, dijo Adame.

Adame también expresó remordimiento por abandonar la escena y le pidió al detective que le dijera a la familia de Andrade que lo lamentaba.

La defensa argumentó durante todo el juicio que su cliente no tenía la intención intencional de golpear a Andrade y que el accidente fue el resultado de que Andrade salió corriendo inexplicablemente a la calle.

El estado rechazó esa afirmación, afirmando que aunque están de acuerdo en que los eventos son trágicos, Adame todavía violó la ley cuando decidió conducir en estado de ebriedad.

El estado también subrayó cómo Adame es culpable del otro cargo, después de que no pudo detenerse y prestar ayuda después de golpear al hombre de 21 años.

Adame enfrentaba un cargo de homicidio por intoxicación, pero claramente los miembros del jurado sintieron que la defensa defendió el cargo de conducir en estado de ebriedad.