Cumple su meta

Por Amanda Sotelo
El Extra

El camino no fue fácil para el recién graduado de Tecnología en Mecatrónica de Texas State Technical College, Hugo Gamboa, pero superó los obstáculos y recibió su título el viernes por la noche. 

El joven de 20 años fue uno de los casi 300 estudiantes que recibieron un certificado o título durante la ceremonia de graduación de TSTC en el Centro de Convenciones de Harlingen.

“Realmente nunca pensé que llegaría este día”, dijo el nativo de Los Fresnos.

“Hubo tantas veces que tuve ganas de renunciar, pero seguí avanzando, y ahora no puedo creer ser un graduado universitario con solo 20 años”.

En realidad, se suponía que Gamboa se graduaría hace un par de semestres, pero se retrasó y tuvo que disminuir su carga de clase, lo que, según dijo, le enseñó una valiosa lección.

“Estaba trabajando en dos trabajos, en parte porque necesitaba ahorrar dinero para la universidad y quería desafiarme (a mí mismo) si podía hacerlo”, dijo Gamboa. “Pero no funcionó según lo planeado, y me hizo priorizar y trabajar aún más duro. Fue difícil ver a todos los demás graduarse”.

Buscar una educación y una carrera en un campo como Tecnología en Mecatrónica era algo en lo que Gamboa estaba interesado a una edad temprana.

“Siempre me ha gustado ver cómo funcionan las cosas”, dijo. “Y continuó fascinándome durante la secundaria y la preparatoria. Tuve la suerte de tener un maestro de secundaria que tomó nota de mis habilidades y me animó a estudiar en TSTC”.

Gamboa dijo que fue durante una feria de reclutamiento de TSTC cuando descubrió la Tecnología en Mecatrónica y supo que era la combinación perfecta.

“Nunca hubo ninguna duda de que este era el programa para mí”, dijo Gamboa. “Ha sido una revelación definitiva en el mundo de la automatización, la ingeniería y la robótica. La mecatrónica es un poco de todo, y ahora tengo una base sólida”.

Gamboa se destacó en el programa después de superar un par de semestres difíciles.

Incluso diseñó y creó una máquina expendedora que distribuye pequeñas bolsas de papas fritas y dulces.

“Me llevó tres meses diseñar, construir y programar mi máquina expendedora, pero valió la pena”, dijo.

La máquina ahora se muestra en los eventos de reclutamiento de TSTC, lo que la convierte en un elemento básico en la mesa de Tecnología Mecatrónica y un área de fascinación para los estudiantes más jóvenes.

“Estoy orgulloso del trabajo que he realizado y de todas las lecciones que he aprendido”, dijo Gamboa. “Me voy con experiencia y habilidades que sé que me ayudarán a comenzar mi carrera porque la capacitación que he recibido me ha preparado para el próximo capítulo”.

Gamboa ya ha tenido numerosas entrevistas con empresas locales y está esperando recibir una respuesta. Hay una compañía en particular que es cercana y querida porque su padre trabaja allí y Gamboa también trabajó allí.

“Estoy emocionado de ver a dónde pueden conducir estas entrevistas”, dijo.