Cartas de soldado en Navidad

Por Nubia Reyna
Redacción

Sentado en una de las mesas de su casa decorada de Navidad, el veterano del ejército y autor de libros, Pablo Coronado, compartió historias de los días festivos que pasó mientras estaba destacamentado en Alemania en 1960 para que otros veteranos supieran que no están solos.

“Espero que podamos hacer algo bueno, parece que todo lo que recibo del periódico, todo es tan negativo”, dijo. “Negativo esto, asesinatos aquí, bebés que fueron robados y no es lo mismo; si podemos obtener algo que llame la atención de los veteranos que están pasando por lo mismo; no están solos”.

Su libro “A Time to Remember: Letters Home” (Un Tiempo para Recordar: Cartas a Casa) es una colección de cartas que le escribió a su esposa mientras estaba destacamentado. En esas cartas, compartió cómo se sintió mientras estaba fuera de casa durante la Navidad.

“Querida, es jueves y recibí tu correo y el de casa. Bueno, la Navidad está muy cerca, pero me siento muy vacío y sin ningún sentimiento. Simplemente estamos haciendo lo que se supone que debemos hacer y eso es proteger la frontera comunista. … Espero que todos tengan una buena Navidad y un feliz Año Nuevo”, escribió Coronado en una carta fechada el 22 de diciembre de 1960.

En varias otras cartas, el autor del libro y ex profesor de la Universidad de Texas-Texas Southmost College, dijo que se sentía muy infeliz durante Navidad y que quería volver a casa con su esposa. A pesar de que no tenía hijos en el momento de las cartas, imaginó un futuro lleno de hijos y los “hijos de sus hijos”. Ahora, Coronado y su esposa, Gloria, tienen seis hijos y más de 10 nietos.

“ Hoy es domingo (día de Navidad) … todo lo que quiero es que este día termine. Muy pronto saldré de este agujero podrido. Extrañaré esta Navidad y también estaré solo. Pero pasará el tiempo (y) pensaré en nuestros propios (futuros) hijos alrededor del árbol de Navidad y en tí y en mí juntos”, escribió en una carta fechada el 25 de diciembre de 1960.

El autor del libro dijo que entiende cómo se sienten otros veteranos durante la temporada navideña porque nunca ha podido ser la misma persona que era antes de ser destacamentado. Dijo que cada Navidad recuerda una historia de cuando compartió galletas con su escuadrón en Alemania.

“Recibí una caja de galletas de mi casa alrededor de esta hora y abrí la caja por la noche frente a mi escuadrón cuando estábamos en el cuartel y se sentaban como niños a mi alrededor en el piso porque querían galletas de Navidad”, dijo Coronado. riendo.

Su esposa, Gloria, dijo que está muy feliz de que hoy en día, durante la temporada navideña, toda la casa se llene con los pequeños corriendo y todos comiendo juntos celebrando. Ella dijo que hay más de 20 miembros de la familia que van a la casa durante este tiempo.

“Tenemos más de 20 años, incluidos los suegros y todo, no necesitamos invitar a personas de afuera”, dijo.