Paula Dodge de McHi es reconocida por The Monitor

Por Henry Miller
Redacción

McALLEN — Durante su primera semana enseñando educación física en la primaria J.T. Canales en Brownsville, Paula Dodge, recuerda vívidamente el calor.

“Era de 108 grados esa primera semana”, dijo. “El calor fue difícil para mí adaptarme en ese primer año”.

Viniendo de Red Wing, Minnesota, sería comprensible que Dodge, ahora entrenadora en jefe de voleibol en McAllen High, volviera a su estado natal.

Sin embargo, sacó lo necesario, y cientos de atletas han tenido la oportunidad de ser guiados por la mujer cuyo primer trabajo de entrenadora fue atletismo en Brownsville Hanna, a los 23 años.

En 1996, Dodge se mudó a McHi, donde se hizo cargo del programa de voleibol. Y este año, lideró a los Bulldogs a un récord de 46-3 y obtuvo un lugar en las semifinales regionales de Clase 6A, obteniendo su premio de Entrenadora del Año de Voleibol de Toda el Área de The Monitor por segunda vez en cuatro temporadas, ganando también en 2016.

El próximo año, Dodge podría acercarse a su victoria número 600 como entrenadora de voleibol. Ella dijo que esos números le recuerdan a las personas de las que ha estado rodeada.

“Esas cifras se deben a las grandes mujeres jóvenes con las que tuve la oportunidad de trabajar”, dijo. “He tenido equipos realmente geniales, y eso significa señoritas realmente geniales que trabajan duro y son dedicadas”.

Dodge dijo que nunca soñó en 1984, cuando llegó a Brownsville, después de un viaje de 24 horas con su hermano mayor, que permanecería en el Valle, lejos de todo lo que le era familiar (incluidos hermosos veranos y otoños) y toda su familia, por 35 años. Sin embargo, dijo que, al igual que está rodeada de lo que llama la “familia McHi”, también cayó en brazos abiertos cuando tenía 23 años y buscaba adquirir experiencia laboral.

“El primer día que entré en el campus de Brownsville había gente allí para ayudarme y ayudarme en esa transición de ser una estudiante universitario a luego maestra y entrenadora”, dijo Dodge. “Lo mismo sucedió con mi primer trabajo en Hanna, como entrenadora era otra familia y un personal cercano. Hicimos muchas cosas juntos profesional y socialmente”.

Las Bulldogs se clasificaron tan altos como No. 3 en la Clase 6A en el estado esta temporada por la Asociación de Entrenadores de Niñas de Texas. Perdieron su primer partido del año en cinco sets con Laredo Alexander y luego obtuvieron 27 victorias consecutivas antes de que el rival McAllen Memorial pusiera fin a esa racha en la cancha de las Bulldogs.

Dodge dijo que la derrota de Laredo marcó la pauta para una temporada impresionante.

“Creo que fue una gran motivación para las chicas”, dijo Dodge. “Tengo la suerte de tener un grupo realmente competitivo y no estaban contentas de perder ese primero. No estaban contentas en absoluto y se decidieron y se pusieron a trabajar después de eso”.

Laredo Alexander terminó segundo en su distrito, detrás de Laredo United, y McHi terminó emparejado con United en los cuartos de final regionales. Dejaron caer el primer set y, tal como parecía que iba a ser un partido corto para las Bulldogs, algo hizo clic. Y después de quedarse atrás en el segundo set, regresaron para ganar ese set y los siguientes dos. Dejó un silencio ensordecedor en un gimnasio que tenía una multitud mucho mayor de Laredo, el único ruido proveniente de la celebración eufórica dirigida por Dodge, quien admite que el partido fue uno de los partidos más intensos que había tenido. De hecho, ella le dijo a su equipo que les dejaría teñirse el cabello de morado si llegaban al “Sweet 16”.

“Se olvidaron de eso, supongo”, dijo Dodge, riendo. “Sin embargo, es demasiado tarde. Es la temporada de básquetbol ahora”.

Dodge, cuyo primer amor como jugadora en la preparatoria fue el básquetbol, pero también jugó voleibol y softbol, regresará a la cancha de voleibol el próximo año.

Ella, sin embargo, no ha determinado su futuro después de eso.

“En este momento, sé que estaré aquí el año que viene”, dijo. “Tomaré esa decisión después de eso probablemente en febrero o marzo. El voleibol realmente me hace feliz. Amo entrenar, amo a las chicas. Eso es lo que me mantiene aquí”.