Abre espacios para el arte y entretenimiento

Por Erin Sheridan
Redacción

Dannie Alvarado, de 34 años, decidió dar el paso y abrir The Kraken Lounge en el centro de Brownsville hace casi cuatro años. Él sabía que era un riesgo, pero los buenos recuerdos al crecer y visitar el tramo de edificios históricos alimentaron su deseo de participar en la revitalización del centro de la ciudad.

Es un miércoles por la noche y Alvarado está trabajando detrás de la barra en el espacio ecléctico del centro. Él acaba de terminar su último evento, una celebración anual del Día de Muertos celebrada en Market Square para residentes de todas las edades, con mariachis y bailarines locales.

“Amo a mi ciudad. Tengo una visión del centro de la ciudad, y todos aquí están trabajando para hacer de esta parte de la ciudad un gran lugar para pasar el tiempo”, dijo. El propietario y organizador dice que obtuvo los permisos, encontró músicos, comercializó el evento e incluso instaló las barricadas.

Alvarado se está organizando constantemente, presentando nuevas ideas y elaborando logística para llevar a buen término los eventos de la comunidad.

“Puede ser agitado, pero me encanta”, dice y agrega, “fue obvio cuando abrí un negocio aquí. Sabía que había mucho potencial. Una vez que se abran más lugares, creo que las cosas serán geniales en nuestro centro. Ya tenemos la historia aquí”.

Alvarado creció en Brownsville y se ha dedicado a crear una plataforma para escenarios locales de arte y música. Junto con empresas locales, ha organizado series de conciertos anuales, recorridos de bares y eventos familiares para atraer el turismo a esta parte de Brownsville.

“Quiero que la gente en Brownsville y la gente en el Valle vea el potencial que hay aquí”, dijo. “Sería genial para la ciudad tener un distrito de entretenimiento”.

El espacio poco iluminado está lleno con arte, pinturas de Alvarado y de otros, y artesanías dejadas por clientes habituales que usan el espacio para mostrar su trabajo creativo. Dos calaveras inflables se iluminan en la entrada.

En la parte posterior del bar está un escenario completo con un kit de batería y amplificadores, listo para los músicos locales que Alvarado empata con actos más grandes que trae desde fuera de la ciudad para ayudar a los músicos que se sienten atrapados en la red del Valle.

“Al crecer aquí, fue difícil entrar a un lugar y pedir colgar tu obra de arte o pedir tocar tu música”, dice Alvarado, que toca en dos bandas.

“Incluso en los últimos años, antes de abrir Kraken, tenía amigos dueños de bares que no me dejaban tocar música original. Simplemente no había mercado para eso”, dijo.

La falta de espacios creativos en la ciudad empujó a Alvarado a abrir su propio espacio, teniendo en mente a la comunidad. Lo siguiente en su agenda es un posible festival de pizza que celebran las pizzerías locales por el Día Nacional de la Pizza a principios de febrero.

Por último, el objetivo de Alvarado es mejorar su comunidad mientras sienta las bases para que otros hagan lo mismo. Dice que llamó al bar The Kraken en parte debido al caos de la organización.

“A veces siento que tengo todas estas armas, equilibrando los eventos, el negocio y todo lo demás. Pero, es importante apoyar a las personas en su comunidad. Nuestra ciudad tiene mucho que ofrecer. Por eso lo hago. Al final, estamos haciendo los cambios que esta ciudad necesita”.