Lección humanitaria

POR MITCHELL FERMAN
Redacción

McALLEN — Casi 40 jóvenes abogados de toda Texas entraron el sábado al centro de alivio para migrantes en el centro de McAllen, para hacer sándwiches a personas sin mucha representación legal.

Algunos abogados doblaron ropa y trapearon los pisos. Rebecca Linehan, una fiscal de Midland, estaba sobre sus manos y rodillas fregando alfombras azules y limpias.

“ Es una gran oportunidad para ver otras partes del estado”, recalcó sobre el viaje Linehan, la cual fue parte de la reunión trimestral de la Asociación de Abogados Jóvenes de Texas celebrada en McAllen este fin de semana. “Especialmente cuando nosotros en el oeste de Texas estamos a cinco horas de algo interesante”.

El sábado solo había unas pocas familias en el centro de alivio y estaban relajadas, mirando televisión, por lo que el grupo de abogados ayudó a limpiar las instalaciones y preparó comida para los inmigrantes que esperaban en Matamoros para buscar asilo en los Estados Unidos.

Una nueva política de la administración Trump ha dejado a los migrantes varados en las ciudades fronterizas y ha reducido la actividad en el centro de de alivio humanitario del centro de McAllen, al lado de la estación de autobuses.

Sin embargo, el viaje a las instalaciones en McAllen se ha convertido en una tendencia ahora para los visitantes vagamente interesados en la inmigración — desde grupos de voluntarios de la escuela hasta atletas y celebridades hasta miembros del Congreso. Desde 2014, cuando una oleada de migrantes centroamericanos cruzó la frontera hacia el sur de Texas, y en los años posteriores, las autoridades federales han dejado en la estación de autobuses a los migrantes que buscan asilo en los Estados Unidos.

Desde el principio, Caridades Católicas del Valle del Río Grande ha ayudado a los migrantes tras su liberación de la custodia federal. Michelle Núñez, con Caridades Católicas, presentó gran parte de esta información a los abogados durante una reunión el sábado por la mañana en el hotel Casa de Palmas.

Muchos abogados sacudieron la cabeza ante las fotografías que Núñez mostró de los migrantes desnutridos que ayudaron a alimentar y vestir en el centro de alivio. Los abogados también parecían sorprendidos por algunas de las estadísticas en una presentación sobre la ley de inmigración.

Víctor Flores, este año el presidente de la Asociación de Abogados Jóvenes de Texas (TYLA, por sus siglas en inglés) quien es de McAllen y ahora trabaja como abogado en Plano, quería llevar una de las reuniones de la organización a McAllen.

"Queríamos mostrarles cómo es el sur de San Antonio", declaró Flores, y con ese fin, personas como el alcalde Jim Darling, el abogado Ray Thomas y el abogado Brandy Voss, quien también se postula como candidato para un puesto en la Corte Suprema de Texas habló con los abogados de la ciudad.

Flores y el TYLA, la cual consta de aproximadamente 27,000 abogados de Texas que tienen 36 años o menos, también presentaron a la abogada del Valle del Río Grande, Christina Saldívar-García; con una "resolución por su compromiso con la profesión legal y el servicio pro bono a la gente de McAllen, el Condado de Hidalgo y el estado de Texas".

Al respecto, y con el área de McAllen, viene un tipo de ley con la que no todos los abogados están bien versados. Laura Sepúlveda, parte de TYLA y asistente del fiscal de distrito del condado de Hidalgo, creó una gran guía de leyes de inmigración.

Ella habló sobre las políticas de inmigración que cambian rápidamente bajo la administración Trump, como la "prohibición musulmana", la política de separación familiar y la política de permanecer en México que se está desarrollando actualmente en Matamoros y otras ciudades fronterizas mexicanas.

Nuñez, con Caridades Católicas, les dijo a los abogados que se necesitan servicios legales en Matamoros. Es difícil, dijo Núñez, conectar a los clientes migrantes con abogados, dado que los migrantes están acampados en tiendas de campaña en Matamoros mientras esperan una audiencia en la corte de inmigración en los EEUU.

Caridades Católicas ha comenzado un programa llamado: "Proyecto Dignidad Matamoros" para tratar de ayudar a los migrantes.

"Si está interesado", declaró Núñez a los abogados, "es más que bienvenido a ayudar".