Eminencia mundial en el accidente cerebral

Por Nubia Reyna
Redacción

HARLINGEN — Solo tenía sentido. Comenzó a estudiar cirugía plástica.

Varios de los familiares del Dr. Ameer Hassan eran cirujanos plásticos. Pero algo simplemente no estaba bien.

“Realmente no disfruté en la escuela de medicina, y comencé a investigar un poco sobre el accidente cerebrovascular y vi que era una nueva frontera”, dijo Hassan, jefe del departamento de neurociencia del Valley Baptist Medical Center.

Estaba emocionado ante la perspectiva de estar a la vanguardia de los avances médicos que salvan vidas, y la suerte fue echada. Por tanto, su pasión por el campo fue tan fuerte que el nativo de Nueva Jersey fue trasladado al Valle en 2012 para ayudar a construir un programa endovascular y hacer del hospital un centro integral para accidentes cerebrovasculares.

“Mi pasión era ser parte de esta nueva ola de investigación”, dijo Hassan, de 39 años. “Al tomar catéteres en el cerebro, podríamos ayudar a los pacientes y hacer que de estar completamente muertos o discapacitados vuelvan a funcionar de nuevo”.

Desde su llegada, participó en numerosos estudios innovadores e introdujo técnicas de vanguardia en el tratamiento del accidente cerebrovascular.

Recientemente introdujo el uso de un nuevo programa de computadora en la nube para diagnosticar accidentes cerebrovasculares. Asimismo, también está usando un nuevo dispositivo para tratar aneurismas llamado malla de remodelación ajustable Comaneci.

Por tanto, su trabajo es tan famoso que le invitan regularmente a hablar en diferentes partes del mundo. Intenta llevar a su esposa y sus dos hijos siempre que sea posible para convertirlo (el viaje) en vacaciones.

Él y su esposa Summer estaban encantados por la oportunidad de venir aquí hace siete años.

“Me entrené en Minnesota, y el frío me traumatizó”, confiesa Hassan. “Mi esposa Summer es de Dubai, por lo que está acostumbrada a que haga mucho calor todo el año”.

Ella le dijo a su esposo que buscara un lugar en Florida o Texas con centros primarios para accidentes cerebrovasculares y una gran masa de agua, y lo encontraron en el Valle.

Sus dos hijos asisten a la Escuela Episcopal de St. Alban. Hassan dijo que espera llevarlos a Egipto durante las vacaciones de Navidad para aprender más sobre su historia. Los padres de Hassan nacieron allí y luego emigraron a los Estados Unidos.