Dan bienvenida

POR GARY LONG
Redacción

Diez bebés de flamencos Americanos rosados se han unido a la bandada del Zoológico Gladys Porter, la mayor incorporación en los últimos años y es fácil de identificar.

Como todos los bebés, son adorables. También son grises. Los que tienen toques de rosa que comienzan a aparecer en sus plumas han estado más tiempo con la bandada, cerca de la entrada del zoológico, pero todos los polluelos tienen entre tres y cuatro meses de edad, especificó Natalie Lindholm, curadora asistente de aves en el zoológico.

El martes, Lindholm y otros dos cuidadores de flamencos, trajeron a las últimas tres aves jóvenes de un área fuera de exhibición donde estaban siendo preparadas para unirse a la bandada.

Cuando llegaron, un pájaro conocido por los encargados como “azul verde” comenzó a picotear juguetonamente a otros pollitos y sus encargados.

“A Blue Green le gusta ser el dueño del espectáculo”, dijo la cuidadora principal de flamencos, Amy Beale. El pájaro es conocido como azul verde porque el zoológico aún no ha enviado muestras de sangre de los bebés al laboratorio, lo que determinará el sexo de cada una de las informaciones. Las bandas de las patas de los pájaros los identifican.

Lindholm dijo que les lleva alrededor de 2 meses y medio criar a los bebés desde el momento en que salen del huevo hasta que los primeros están listos para ser llevados al área de exhibición.

Las aves ponen sus huevos en el área de exhibición, construyendo sus nidos de barro hasta que haya una plataforma sobre la cual poner los huevos. Los cuidadores observan los huevos con cuidado una vez que se ponen para que puedan llevarlos a una incubadora antes de que haya víctimas.

El principal peligro son las grandes garzas azules a las que les encantaría entrar y robar una comida, agregó.

Luego, la incubadora “enciende” los huevos, girándolos periódicamente como lo harían sus padres. Después de unos 28 días, los pajaritos comienzan a “picotear” la cáscara, haciendo una pequeña abertura que crece gradualmente. Les supone salir del cascarón uno o dos días, acotó Lindholm.

El año pasado solo eclosionaron tres huevos de flamenco. Este año las aves pusieron unos 30 huevos, 10 de los cuales fueron fértiles.

Las aves ponen sus huevos y comparten los deberes de los padres, “pero no podemos permitir que los padres críen a sus propios hijos debido a los depredadores. Lo más seguro es que los criemos a mano”, indicó.