Por las familias necesitadas

POR STEVE CLARK
Redacción

El génesis de una asociación entre el Banco de Alimentos del Valle del Río Grande y la Autoridad de Vivienda de la Ciudad de Brownsville para proporcionar alimentos a las familias necesitadas del centro de la ciudad fue muy oportuno, solo unos meses antes de que H-E-B anunciara que cerraría su tienda de East Elizabeth Street el 20 de octubre.

Bajo un programa piloto que se desarrolló entre abril y junio, se distribuyeron 250 bolsas de comestibles al mes de forma gratuita a las familias que viven en el desarrollo de viviendas Buena Vida de HACB. Cada bolsa contenía alrededor de 40 dólares en alimentos, y el Banco de Alimentos los puso a disposición de HACB por 4 dólares por bolsa.

Basado en el éxito del piloto, y gracias a los fondos adicionales asegurados por el Banco de Alimentos, el programa ahora se está ampliando a 750 bolsas de comestibles por mes durante los próximos seis meses, y la autoridad de vivienda continuará cubriendo 250 bolsas a 4 dólares cada una. La directiva de HACB autorizó el nuevo programa el 30 de octubre. Cada bolsa de 20 libras contiene granos, vegetales frescos, productos enlatados y frutas.

Carla Mancha, directora ejecutiva de HACB, dijo que es una coincidencia que la asociación se haya lanzado justo antes de que H-E-B cerrara la tienda del centro que había operado desde 1958.

“ Nuestra comunidad es un desierto de comida”, dijo. “Básicamente, lo que eso significa es que el acceso a alimentos saludables es un desafío para las familias. El transporte obviamente es un factor. Es un desafío para la mayoría de nuestras familias”.

La desaparición de la única tienda de alimentos del centro lo convierte en un desafío aún mayor, dijo Mancha. Pero a partir del 18 de noviembre, se distribuirán comestibles gratuitos no solo en Buena Vida sino también en los desarrollos de HACB en Villa Del Sol, Bougainvillea, Victoria Gardens y Linda Vista, dijo. El tercer lunes de cada mes hasta marzo, se distribuirán 750 bolsas de comestibles, 15 mil libras de alimentos. En seis meses, son 90 mil libras de comida.

“ Nuestra misión no es únicamente construir nuevas unidades”, dijo Mancha. “Nuestra misión es empoderar a las familias dentro de ese hogar, y una forma es proporcionarles este tipo de recursos. También quiero agradecer al Banco de Alimentos. Gracias a sus esfuerzos, podemos conectar a nuestras familias con estos servicios”.

Todos los residentes de HACB son elegibles para una bolsa gratis, al igual que los no residentes que cumplan con los requisitos de elegibilidad de ingresos. Los no residentes elegibles pueden pasar por Buena Vida, Linda Vista o Villa Del Sol para recoger una bolsa.

Al señalar que la necesidad seguirá existiendo al final de seis meses, Hilda Ledezma, directora de servicios comunitarios de HACB, dijo que la esperanza es que se puedan encontrar fondos adicionales para mantener al menos 750 bolsas por mes.

“ Haremos todo lo posible para asegurarnos de que tengamos acceso a la mayor cantidad de bolsas posible”, dijo. “En este momento, el Banco de Alimentos está comprometido con 500 y estamos cubriendo 250. Tratarán de hacer todo lo posible para continuar con ese número”.

El presidente de la directiva de HACB, Patricio Sampayo, dijo que el programa continuará mientras siga siendo exitoso. Al final de los seis meses, HACB evaluará el programa e, idealmente, podrá aprovechar los resultados para ayudar a más familias.

“ Cuando comenzamos el programa piloto, no teníamos idea de que H-E-B iba a retirarse, pero cuando H-E-B se retiró, todos nos dimos cuenta de que este programa se vuelve aún más importante”, dijo. “Ayuda un poco a las familias del centro que están siendo afectadas”.