Hombre de McAllen es arrestado por chocar y darse a la fuga; deja a víctima en estado crítico

Redacción

Un hombre de McAllen fue arrestado la madrugada del lunes después de presuntamente huir de la escena de un accidente y negar su participación al decirle a la policía que había estado trabajando como mariachi.

Según el informe policial, los agentes respondieron a un pega y huye a las 2:06 a.m. en las cercanías de la cuadra 2800 de North Second Street.

A su llegada, los oficiales observaron a tres personas que habían sufrido numerosas lesiones. Una de las personas, que quedó atrapada en el asiento trasero del vehículo, sufrió las lesiones más graves, como cara y cuello rotos, y sangrado en el cerebro.

El Departamento de Bomberos de McAllen fue enviado a sacar al hombre del asiento trasero antes de que lo transportaran al Hospital de Médicos en Renaissance en Edinburg.

Una de las víctimas del pega y huye informó a la policía que habían estado viajando hacia el sur en Second Street a una velocidad de 45 millas por hora cuando su vehículo fue golpeado por la parte trasera a una alta velocidad.

El vehículo del sospechoso fue encontrado abandonado por otro oficial en el parque La Vista, cerca del lugar del accidente.

Una Chevrolet Silverado negro, el vehículo en cuestión fue encontrado con daños sustanciales en la parte delantera. Una sección de la parrilla de la camioneta encontrada en la escena del accidente coincidió con el año y el modelo del camión encontrado en La Vista Park.

En el informe policial, el oficial notó que encontró un paquete de 18 cervezas en el asiento trasero del camión junto con unas latas de cerveza vacías dentro del vehículo.

Poco después, un vehículo llegó a la escena de la camioneta abandonada, y un hombre se identificó ante el oficial como el propietario registrado del vehículo. Explicó que había comprado la camioneta, pero que estaba siendo utilizada por un hombre identificado como Juan Antonio Soledad-Sánchez.

Explicó que había recibido un mensaje de texto de la esposa de Soledad-Sánchez, informándole a los propietarios que había estado involucrado en un accidente y había abandonado el vehículo.

El propietario de la camioneta acordó mostrar a los policías dónde vivía Soledad-Sánchez y los condujo a la policía a una casa en North McColl Road. La policía se puso en contacto con una mujer que dijo que su novio “Juan” estaba dentro de la casa.

La policía informó que se reunió con Soledad-Sánchez y observó que tenía los ojos inyectados en sangre, emitía el aroma del alcohol y arrastraba el habla. La policía también observó que Soledad-Sánchez tenía una lesión en el labio inferior, que el sospechoso afirmó haber adquirido en una pelea en el trabajo.

Soledad-Sánchez le dijo a la policía que acababa de llegar a su casa después de trabajar como mariachi, según el informe. Cuando la policía le preguntó dónde había estado trabajando, Soledad-Sánchez no dio una ubicación específica.

Soledad-Sánchez también declaró que había recibido un aventón de un amigo cuando se le preguntó si había conducido al trabajo.

Sin embargo, cuando la policía solicitó la información de su amigo, Soledad-Sánchez les dijo que no había guardado el número de teléfono de su amigo.

El informe indica además que los oficiales notaron una lesión en el tobillo izquierdo de Soledad-Sánchez. La policía le preguntó si había recibido la lesión en un accidente, a lo que inicialmente negó. Cuando la policía lo presionó, Soledad-Sánchez les dijo que no quería mentir y que había estado involucrado en el accidente.

Confirmó que efectivamente había estado conduciendo una camioneta negra cuando chocó contra un automóvil, y le dijo a la policía que huyó de la escena porque había estado bebiendo.

El informe continúa explicando que Soledad-Sánchez fue arrestado y llevao al Departamento de Policía de McAllen. Rechazó un alcoholímetro, por lo que la policía realizó pruebas de sobriedad en el campo y determinó que Soledad-Sánchez estaba intoxicado.

Soledad-Sánchez fue acusado de tres cargos de un accidente que involucró lesiones corporales graves y un cargo de agresión por intoxicación con un vehículo.

Al menos una de las víctimas estaba en estado crítico. El estado de su condición al cierre de edición era desconocido.

Los intentos de comunicarse con el Departamento de Policía de McAllen para obtener comentarios no tuvieron éxito.