Implicados en trifulca reciben cargos

Por Dina Arévalo
Redacción

MERCEDES — Más de 48 horas después de su arresto en una acalorada reunión de la Comisión de la Ciudad de Mercedes el martes por la noche, cuatro residentes locales finalmente fueron llevados ante un juez para ser procesados el jueves.

El momento de los procedimientos judiciales fue algo que el juez de Mercedes Municipal Juan Álvarez, hizo todo lo posible por notar cuando se sentó ante el hombre y las tres mujeres en el tribunal municipal de Weslaco, donde tuvieron lugar los procesamientos.

“Comenzaron a ser juzgados a eso de las 6:35”, dijo Álvarez después de enterarse del personal de la corte que los cuatro fueron detenidos a las 6 p.m. el 17 de septiembre.

“Solo necesito poner en el expediente que son más de 48 horas”, dijo Álvarez, refiriéndose a un estatuto estatal que ordena que los acusados se presenten ​​ante un juez magistrado dentro de las 48 horas de su arresto.

Álvarez también confirmó con el personal del tribunal que se estaba grabando el proceso judicial.

Tanto Dalia Peña como Velda García están acusadas de resistir el arresto y la interferencia con los deberes públicos, delitos menores de Clase A y B, respectivamente. La hija de García, Aileen Luna, enfrenta un cargo de resistencia al arresto.

La pena por un delito menor de Clase B es de hasta 180 días en la cárcel del condado y una multa que no exceda los 2 mil dólares, explicó Álvarez. Para un delito menor de Clase A, la multa es de hasta un año en la cárcel del condado y una multa que no exceda los 4 mil dólares.

Mientras tanto, el hijo de García, Noel Rodríguez, enfrenta los cargos más severos del grupo. Además de los cargos de resistir el arresto y la interferencia con los cargos públicos, Rodríguez enfrenta un cargo por agredir a un servidor público, un delito grave de tercer grado, explicó el juez.

Rodríguez podría enfrentar entre 2 y 10 años en una prisión estatal y una multa de hasta 10 mil dólares por ese cargo, dijo Álvarez.

El juez estableció fianzas de reconocimiento personal de 5 mil dólares para las cuatro personas, diciéndoles que serían liberadas poco después de ser transferidas a la cárcel del condado para pagar fianzas.

En un momento, el juez consoló a Luna, que había pasado todo el proceso con la cabeza agachada, visiblemente llorando. “Estará bien, señora”, dijo Álvarez suavemente.

“ La llevarán al condado y usted saldrá con su préstamo exclusivo”, dijo, antes de ordenarle al personal de la corte que brinde a los cuatro la oportunidad de hacer una llamada telefónica antes de su transferencia a la cárcel del condado.

72 HORAS

Al ser contactados en el Ayuntamiento de Mercedes el viernes, ni el administrador de la ciudad Sergio Zavala ni el jefe de policía Dagoberto “Dago” Chávez tuvieron mucho que decir.

Zavala se negó a responder preguntas después de un taller de presupuesto, mientras que Chávez al principio respondió a una solicitud de comentarios diciendo que los arreglos no habían ocurrido después del plazo legal de 48 horas.

Cuando se le informó que el juez había señalado la tardanza del proceso, Chávez dijo que no tenía más comentarios y entró en su oficina.

Sin embargo, antes de procesamiento del jueves por la noche, el jefe de policía se sentó para una conversación con el defensor de los residentes locales Israel Coronado en el ayuntamiento esa mañana. Durante la conversación, que se transmitió en vivo en Facebook, Chávez dijo que tenía hasta 72 horas para “investigar crímenes”.

Cuando Coronado presionó, preguntando si los presos necesitaban ser vistos por “alguien” antes de eso, Chávez respondió que no. “Tengo hasta 72 horas para investigar el crimen. No puede ser más claro que eso. Tengo hasta 72 horas para eso”, dijo Chávez.

Hablando por teléfono el viernes, Coronado criticó tanto la administración de la ciudad como las acciones del departamento de policía durante toda la prueba, desde la reunión de la comisión del martes por la noche hasta el tratamiento de los cuatro residentes arrestados mientras estaban bajo custodia.

“ Fracasaron por completo en mantener la paz”, dijo Coronado sobre la reunión, y agregó que había enviado correos electrónicos a funcionarios de la ciudad el lunes para informarles sobre el potencial de una alta asistencia.

Coronado dijo que toda la situación, desde que la reunión se salió de control antes de que pudiera comenzar, hasta los cuatro arrestos, podría haberse prevenido.

“ Sí, hay culpa en las personas que actuaron mal … con la misma certeza, le estoy diciendo a la ciudad que ustedes también tienen la culpa”, dijo.

Y una vez que los cuatro estuvieron bajo custodia, García pasó más de 24 horas sin la medicina cardíaca que debe tomar diariamente, dijo Coronado. Fue solo después de múltiples llamadas y visitas en persona a los departamentos de policía de Mercedes y Weslaco que la familia de García finalmente pudo entregar el medicamento a la cárcel de Weslaco después de la medianoche del miércoles.

SENTIMIENTOS ACUMULADOS

Las tensiones ya habían estado hirviendo en la ciudad durante días antes de la reunión del martes por la noche. Los residentes estaban molestos por la aparente amenaza de retirar al recién nombrado Comisionado Leonel Benavidez de su cargo en una reunión del 5 de septiembre.

La amenaza se hizo más concreta una vez que se publicó la agenda de la reunión del martes. Dos elementos, uno para la censura potencial de Benavidez, y otro para establecer una audiencia para su posible remoción, provocaron la gran participación.

En los días previos a la reunión, los residentes comenzaron a hablar de reunir firmas para volver a llamar al alcalde Henry Hinojosa y al comisario Leo Villarreal. Desde la reunión y los arrestos, el esfuerzo ha cobrado impulso, con docenas de firmas ya reunidas.

Coronado expresó que está encabezando el esfuerzo y espera que sirva para educar a los funcionarios públicos y residentes de Mercedes sobre sus derechos.

“ La razón por la que fuimos con el retiro es para educar a los funcionarios electos que están tratando de remover a una persona de ese puesto y mostrarles cómo se supone que debe hacerse”, dijo Coronado.

Mientras tanto, un punto de la agenda para considerar la terminación del gobierno de la ciudad que fue patrocinado por el Comisionado José Gómez se detuvo el martes cuando la comisión no tomó ninguna medida al respecto después de las peleas. El viernes, Gómez dijo que todavía quiere volver a tratar el tema en una reunión futura.

La ciudad sigue unida a cualquier acción contra Benavidez a la espera del resultado de una audiencia de mandato temporal programada para el 30 de septiembre.