Inician trabajo en el Valle

Redacción

McALLEN — El primer operativo de campo importante del Censo 2020 comenzó ayer en el Valle del Río Grande.

La Oficina del Censo de Estados Unidos comenzará a buscar direcciones en McAllen y en todo el Valle del Río Grande para actualizar su lista nacional de hogares, según un comunicado de prensa de la agencia.

La lista es necesaria para entregar invitaciones para responder al censo y juega un papel vital para garantizar un conteo completo y preciso, según el comunicado de prensa.

Cada 10 años, el gobierno federal tiene la tarea de contar a cada persona que vive en los Estados Unidos, independientemente de su condición de ciudadanía. Ese tema se convirtió en un importante punto de discusión después de que la administración de Trump intentó incluir una pregunta de ciudadanía como parte del próximo conteo. El condado de Hidalgo se unió a una serie de otros estados en una demanda para bloquear su incorporación, y la Corte Suprema de Estados Unidos finalmente la eliminó de los formularios.

“La Oficina del Censo está dedicada a garantizar que estemos encaminados y listos para cumplir la misión del Censo 2020”, dijo el director de la Oficina del Censo, Steven Dillingham, en el comunicado de prensa. “Hemos realizado muchas mejoras e innovaciones durante la última década, incluyendo mejores tecnologías para explorar vecindarios y desarrollar listas de direcciones y mapas completos y actualizados”.

La oficina creó un nuevo software llamado Aplicación de Evaluación, Investigación y Clasificación de Bloques, o BARCA, que compara las imágenes satelitales de los Estados Unidos a lo largo del tiempo. El software permite a la agencia detectar nuevos desarrollos de vivienda y mantiene bajos los costos.

“Pudimos verificar el 65 por ciento de las direcciones usando imágenes satelitales, un gran logro para nosotros”, dijo Deirdre Bishop, jefe de la división de geografía de la Oficina del Censo. “En 2010 tuvimos que contratar a 150 mil personas para verificar el 100 por ciento de las direcciones en el campo, en esta década solo tendremos que contratar a unos 40 mil empleados en todo el país para verificar el 35 por ciento restante de las direcciones”.

Los empleados del censo comenzarán a caminar por los vecindarios y verificarán las direcciones hasta mediados de octubre.

Los portavoces tendrán insignias y maletines que indican su afiliación y harán algunas preguntas simples para verificar la dirección y cualquier vivienda adicional en la propiedad para su inclusión en el censo.

Esta operación es una de varias llevadas a cabo para el recuento, ya que la agencia también se asocia con el Servicio Postal de los Estados Unidos y oficiales tribales, estatales y locales para actualizar la lista.

“Al final, el éxito del censo depende de la participación de todos”, dijo la directora regional de Chicago, Marilyn Sanders. “Y es importante recordar que cuando respondes al censo moldeas tu futuro y el futuro de tu comunidad”.

En última instancia, los datos recopilados se utilizarán para determinar la cantidad de escaños que cada estado tiene en el Congreso y cómo se distribuyen más de 675 mil millones de dólares en fondos federales a los estados y las comunidades locales cada año para servicios e infraestructura, incluidos servicios de salud, empleos, escuelas, carreteras y negocios.