Hombre de Alamo arrestado por secuestro

POR LORENZO
ZAZUETA-CASTRO
Redacción

SAN JUAN — Un hombre que era buscado en relación con un presunto secuestro en mayo ahora enfrenta serios cargos de delito grave después de que las autoridades mexicanas lo entregaron la semana pasada a la policía local.

Jesús Alejandro Perales Gaona enfrenta actualmente un cargo por secuestro agravado y un cargo por robo agravado en relación con un incidente del 27 de mayo. La policía dice que Perales detuvo a una mujer a punta de pistola y la obligó a entregarle su automóvil, antes de dejarla en un campo.

El 27 de mayo, la mujer informó que fue llevada a punta de pistola por un hombre no identificado desde el estacionamiento de una tienda de mercado de San Juan.

La mujer, de Alamo, le dijo a la policía de San Juan que alrededor de las 7 de la mañana de ese día, en el estacionamiento de Junior’s Supermarket en el 100 de East Farm-to-Market Road 495 en San Juan, un hombre se le acercó por detrás cuando ella abrió La puerta de su Jeep y le dijo que le diera las llaves.

“(La víctima) declaró que luego sintió un objeto que creía que era una pistola a su costado”, dice en la denuncia.

Posteriormente, la mujer le dijo a la policía que Perales le pidió que entrara en su vehículo, mientras él se dirigía al asiento del conductor.

Al parecer, Perales le dijo a la mujer que apagara su teléfono celular y cerrara los ojos.

“(La víctima) declaró que la retuvieron en contra de su voluntad cuando el hombre le colocó lo que ella cree que era una pistola en su costado”, dice en el documento.

La víctima le dijo a la policía que Perales condujo hacia un área donde había un lago, antes de decirle que saliera en un “campo alejado”, y además amenazó a la mujer de no denunciar el robo de automóvil “o el hombre la mataría a ella y a su familia”, dice la denuncia.

La mujer finalmente se acercó a una tienda cerca de la intersección de las carreteras Ramseyer y Cesar Chavez.

Los investigadores de la policía obtuvieron imágenes de vigilancia del estacionamiento de la tienda de supermercado antes mencionada.

Se ve a Perales llegando en una camioneta Ford F-150 blanca aproximadamente al mismo tiempo que la presunta víctima acababa de ingresar a la tienda de comida.

Las imágenes muestran que la víctima se dirige a su vehículo, estacionado cerca del frente de la tienda, y luego Perales se acerca a ella desde atrás, y luego sale del estacionamiento como el conductor del Jeep.

El día después del secuestro y del robo de automóvil, los investigadores del Departamento de Policía de San Juan se pusieron en contacto con un hombre, que figuraba como fuente confidencial en la denuncia contra Perales, quien afirmó haber llevado a Perales el día anterior y lo dejó en Junior’s Supermarket.

Dijo que entró en contacto con Perales después de recibir una llamada de él diciendo que había encontrado un teléfono celular que pertenecía al padre del hombre.

Acordó encontrarse con Perales en una tienda en la intersección de Farm-to-Market 107 y Val Verde Road.

La fuente dijo que se reunió con Perales, quien le dio el teléfono celular de su padre, y solicitó que lo llevara al estacionamiento del supermercado.

“En el estacionamiento de Junior’s, (Perales) informó a la fuente confidencial que tuvo suerte mientras (Perales) se levantó la camisa mostrando una pistola café en la cintura …”, dice en la denuncia.

Perales entonces, mientras mostraba su arma, le dijo al hombre “nunca me viste”, antes de salir del vehículo.

El sábado, el jefe de policía de San Juan, Juan González, anunció que la policía, con la ayuda de los U.S. Marshals Service, había detenido a Perales en un puente internacional en relación con el secuestro a fines de mayo.

El hombre de Alamo, de 33 años, fue detenido y acusado de los dos cargos, y actualmente permanece bajo custodia en la cárcel del condado de Hidalgo con una fianza de un millón de dólares.

Perales, quien tiene algunos incidentes de arresto, fue arrestado por última vez en 2014 por la policía de Alamo por ser un fugitivo y no proporcionar identificación, en 2008 por la policía de Edinburg por un accidente que involucró daños y conducir mientras estaba intoxicado con un niño en el vehículo, y nuevamente en 2005 por el Departamento de Seguridad Pública por conducir en estado de ebriedad, según los registros del condado.

Si es declarado culpable del cargo de robo agravado, un delito grave de primer grado, Perales enfrenta entre cinco y 99 años de prisión.

González dijo que Perales es el quinto sospechoso en ser traído de regreso de México este año.

“Somos afortunados de tener buenas relaciones policiales con la policía mexicana en este tipo de fugitivos buscados”, dijo González. “Estos presuntos delincuentes son un peligro para las personas en ambos lados de la frontera. Los U.S. (Marshals Service) siempre son excelentes socios para nosotros en la búsqueda de fugitivos”.