Limitarán sonidos en carritos de golf

Por Alan Hernández
El Nuevo Heraldo

Desde accidentes a quejas por ruido, el uso de carritos de golf en la isla se ha convertido en un tema de debate para los residentes, dueños de negocios y miembros del consejo de la ciudad.

Durante una reunión el miércoles, del consejo municipal de Isla del Padre, sus miembros debatieron posibles soluciones a las restricciones de los carritos de golf.

Los miembros del consejo finalmente tomaron medidas por los problemas de seguridad, destinadas a la prohibición de los dispositivos que emiten sonido de los carritos de golf de alquiler.

Además, aprobaron una moción para formar un comité compuesto por dos miembros del consejo de la ciudad, dos miembros del departamento de policía, dos operadores / dueños de carritos de golf y dos residentes / propietarios locales que recomendarán al consejo de la ciudad “ un número adecuado de placas comerciales que deben tramitarse.”

El miembro del consejo Joe Ricco, hizo una moción para prohibir todos los dispositivos emisores de sonido, incluidos, entre otros, radios, receptores de bluetooth, reproductores de CD y todos los sistemas de altavoces de todos los carritos de golf de alquiler y vehículos de juegos personales como se describe en el Código de Transporte de Texas.

La moción fue aprobada con un voto de cuatro a dos de los miembros del consejo y transcurrirá para crear la ordenanza de seis a ocho semanas.

“Ahora lo pondremos en el ámbito legal para averiguar qué podemos hacer y, con suerte, tal vez podamos encontrar una solución que no requiera la ordenanza durante el período de tiempo que llevará hacer esto” agregó el alcalde Patrick McNulty después de aprobar la moción de Ricco.

¿Qué llevó a la prohibición?

En marzo de este año, los miembros del consejo votaron para restringir que todos los dispositivos emisores de sonido superen los 65 decimales por la noche y los 68 durante el día.

Durante la reunión, los miembros del consejo Ricco y Kerry Schwartz señalaron que las empresas no cumplieron con la ordenanza.

“Les hemos dado una oportunidad y han tenido mucho tiempo para cumplir”, afirmó Schwartz durante la reunión. “Ellos sabían en marzo la voluntad de este consejo, cómo nos sentimos al respecto y, como Joe aludió, han tenido 145 días para hacer algo al respecto”.

El propietario de un negocio de alquiler de carritos de golf en la isla, Gabriel Vanounou, hizo comentarios durante la reunión de la ciudad explicando por qué algunos carritos de golf aún no han cumplido con la restricción de sonido establecida en marzo.

“Recuerda, nos fuimos a la semana del Día de Caídos, luego entramos en junio, luego julio está aquí”, explicó Vanounou al consejo de la ciudad. “Por lo tanto, no fue suficiente tiempo para que se modificarán 500 automóviles en un momento de mucho trabajo. Le aseguro que una vez que instalemos esos dispositivos, el problema del ruido desaparecerá”.

Observaciones del consejo del alquiler de los carros de golf

McNulty comentó durante la reunión las advertencias que hizo del uso de la música en los carritos de golf durante su campaña.

“Durante este ciclo de elecciones hubo dos días en los que me paré frente al ayuntamiento manteniendo una señal durante 10 u 11 horas y en ese proceso, usted vio la diferencia entre los alquileres diurnos y nocturnos”, dijo.

Según McNulty, apenas menos del 5 por ciento de los inquilinos de carritos de golf diurnos pasaban con música a todo volumen y lo usaban mucho más como un medio de transporte.

“El problema es que cuando entramos al nivel nocturno, es cuando probablemente recibimos más alcohol o lo que sea que participe y crea esa situación de fiesta móvil”, afirmó.

La concejal de la ciudad, Eva Jean Dalton, votó por no prohibir los dispositivos emisores de sonido de los carros de golf de alquiler.

“Vivo en Laguna (Boulevard) y los carritos de golf durante años me han despertado a la una o las dos de la mañana”, dijo durante la reunión.

Asimismo señaló que el ruido de los carros de golf de alquiler ha “mejorado” desde que se aprobó la ordenanza de restricción de sonido en marzo.

Opinión de los residentes sobre los carritos de golf en la isla

Durante la reunión, el residente Tommy J. Saenz le dio al consejo su opinión sobre el uso del carrito de golf en la isla. Sáenz dijo que es “pro-business” y que “no está intentando cerrar los carritos de golf”. Sin embargo, él cree que la isla “necesita regulaciones y ordenanzas más estrictas”.

“Estoy realmente preocupado por la seguridad de nuestros ciudadanos y nuestros turistas porque los carritos de golf están fuera de control”, dijo. “He visto que lo que esta gente hace es básicamente dar vueltas y vueltas tocando las bocinas, sonando sus equipos de sonido y eso es todo lo que hacen”.

Sin embargo, no todos los residentes están completamente perturbados por los carritos de golf en la isla.

Alex Ávalos, residente de la isla, dijo que ambas partes a favor y en contra de los carritos de golf tienen buenos puntos, pero cree que se necesitaría más tiempo para que los propietarios de los carritos de golf terminen de restringir los dispositivos emisores de sonido en sus carritos de golf.

“En 30 días nada de esto va a importar. Tal vez sea algo por lo que podamos trabajar y no necesariamente hacer algo ahora mismo porque no va a importar una vez que los niños vuelvan a la escuela y las familias no vayan a alquilar estas cosas “, pronunció. “Ellos también me molestan, pero para ser justos, cada vez que los escucho, pienso que nuestro impuesto a las ventas va en aumento”.

Accidente reciente

El 15 de julio, el Departamento de Policía de la Isla del Padre arrestó al residente de Brownsville Gregorio González, de 28 años, alegando que manejaba el vehículo que huyó de la escena de un accidente que involucró un carrito de golf ocurrido el sábado 13 de julio en la isla.

Según los funcionarios de la ciudad, cuatro pasajeros del carrito de golf resultaron heridos en el accidente.

El 16 de julio, el juez Ed Cyganiewicz de la Isla del Padre procesó a González por cuatro cargos de accidente relacionados con lesiones personales o muerte y fijó una fianza de $ 130,000.