Alcalde de Edinburg se declara inocente de acusaciones de fraude electoral

Por LORENZO ZAZUETA-CASTRO/The Monitor

EDINBURG –  El alcalde de esta ciudad, su esposa y otra persona vinculada a un caso de fraude electoral de alto perfil se declararon inocentes el viernes de los cargos asociados con la investigación.

El alcalde de Edinburg, Richard Molina, se encontraba entre los tres formalmente procesados el viernes por la mañana. Molina enfrentó específicamente 12 cargos relacionados con un posible fraude electoral en las elecciones municipales de 2017, en las que obtuvo el triunfo por aproximadamente mil 200 votos.

El juez estatal de distrito visitante, Carlos Valdez, presidió la 464ta Corte de  Distrito durante la comparecencia del viernes. El procedimiento se programó originalmente para el 12 de julio, pero se retrasó debido a un conflicto de calendario.

Molina está siendo acusado de estar involucrado en un “grupo de recolección de votos”, ya sea por participación o formación, y por presionar a las personas que no eran elegibles para votar en la elección para que emitieran su voto a favor de él utilizando direcciones de Edinburg.

Richard y Dalia Molina se presentaron en la sala corte el viernes en Edinburg.

Mirando directamente al juez y parado junto a su abogado defensor Carlos A. García, el alcalde formuló una declaración formal de inocencia de los 12 cargos presentados en su contra.

Según la acusación, Molina enfrenta un cargo de fraude electoral organizado y 11 cargos de votación ilegal en relación con la elección de la ciudad de Edinburg en 2017, que ganó por aproximadamente mil 200 votos sobre el titular, Richard García.

Poco después, la esposa de Molina, Dalia Molina, de 42 años, también se declaró inocente de los tres cargos descubiertos en la acusación en su contra.

Julio Carranza, de 33 años, también se declaró inocente de los tres cargos que se le imputan en relación con la elección de Edinburg de 2017. Se enfrenta a un cargo de participar en un fraude electoral organizado y dos cargos de votación ilegal por delitos graves, delitos graves en primer y segundo grado, respectivamente.

En una acusación de seis páginas sin sellar a principios de junio, Molina está acusado de formar o ser parte de una “organización de recolección de votos” entre el 1 de septiembre y el 1 de noviembre de 2017, que incluyó a su esposa y Oralia Leal, Adolfo Cantu, Richard Ramírez, Araceli Ramírez, Erica Molina, Edward Ramos, Jerry González Jr. Karen Méndez y Julio Carranza, entre otros que se cree que son socios comerciales del alcalde.

El alcalde de Edinburg, Richard Molina, estuvo en medio de sus abogados, el representante de la Cámara de Representantes de Texas, Sergio Muñoz Jr. y Carlos A. García, durante su comparecencia por cargos derivados de una investigación de fraude electoral el viernes en Edinburg.

Junto con este grupo, Molina supuestamente colaboró para cambiar o hacer que otra persona cambie una dirección de registro de votantes a una de Edinburg, donde la persona no residía, además de votar o hacer que otra persona vote en las elecciones de 2017 a pesar de no ser elegible para votar en la ciudad, señala la acusación.

Además del único cargo de fraude electoral organizado, Molina enfrenta 11 cargos de voto ilegal, lo que constituye 11 casos en 2017 en los que supuestamente ordenó a alguien que votara a pesar de no ser elegible en Edinburg.

Los conteos del 2 al 12 son instancias entre julio y octubre de 2017 en las cuales Molina supuestamente ordenó a las personas votar en las elecciones de la ciudad, nuevamente a pesar de que la persona no es elegible.

De acuerdo con la acusación, estas personas a las que se acusa a Molina de solicitar, alentar, dirigir o ayudar a votar son Araceli Ramírez, Richard Ramírez, Oralia Leal, Adolfo Cantú, Daniel Castillo, Víctor Prado III, Erica Molina, Dyandra Valle, Edward Ramos, Jerry Gonzalez Jr. y Ricardo Martinez Jr.

El juez visitante del condado de Nueces, Carlos Valdez, preside el caso de posible fraude electoral en las elecciones municipales de Edinburg de 2017.

Los cargos de Molina se hicieron públicos a fines de abril, cuando él y su esposa Dalia se entregaron a las autoridades y fueron procesados formalmente por cargos relacionados con la elección de 2017 en cuestión.

Otro hombre, Gregorio Alaniz, de 54 años, también fue arrestado durante ese tiempo en relación con la investigación.

A partir de mayo de 2018, las autoridades que trabajan con la Oficina del Fiscal General de Texas y la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Hidalgo comenzaron a realizar arrestos en relación con la elección.

Dalia Molina estuvo frente al juez durante su comparecencia el viernes en Edinburg.

La investigación comenzó después de que un ex juez de Paz del condado presentara una queja formal ante la oficina del fiscal general.

Mary Alice Palacios, ex miembro del Precinto 3 del Condado de Hidalgo, presentó una queja aproximadamente un mes después de que se decidiera la elección de Edinburg.

En su queja ante la Oficina de la Secretaria de Estado de Texas, Palacios proporcionó a la oficina varias páginas de registros que había revisado, específicamente los registros de votación de aquellos que participaron en la elección.

En total, las autoridades han arrestado hasta el momento a 19 personas en relación con cargos de votación ilegales. Se esperan más arrestos en la investigación.