Una foto a la vez

Por Nubia Reyna
El Nuevo Heraldo

El fotógrafo local Martín Buitrón sintió la necesidad de hacer algo por los veteranos del Valle del Río Grande. Como hijo de un veterano de la Infantería de Marina, Buitrón vio la necesidad de sentirse apreciado y agradecido por dar una parte de su vida al servicio de los Estados Unidos.

Después de que su padre falleció, Buitrón dijo que la ceremonia de entierro con honores del funeral militar lo hizo comenzar a pensar en una forma de retribuir a los veteranos. Usando sus habilidades como fotógrafo profesional, decidió iniciar el “Proyecto fotográfico para veteranos del Valle del Río Grande”, donde más de 50 veteranos han sido fotografiados en Brownsville.

Las sesiones de fotos consisten en que los veteranos sostienen una foto de 8×10 de sí mismos de cuando estaban sirviendo. Por lo general, se usa su foto de campamento, pero algunos paracaidistas han decidido usar una foto espontánea de ellos justo antes de saltar de un avión.

“Siempre he estado rodeado de veteranos y una vez que mi padre lo superó, fue así”. “Viendo a los hombres realizar la ceremonia de entierro que hicieron por él en su funeral (comenzó la idea)”, dijo Buitrón. “Me han recibido muy bien los veteranos por los que les tomé la foto, están muy contentos de recibir algo que pueden mostrar a sus hijos y familiares”.

La próxima sesión de fotos está programada para realizarse en Harlingen el 27 de julio. Las ubicaciones futuras incluyen Old Port Isabel, Weslaco, McAllen, Edinburg y San Antonio. Después de que Buitrón termine las sesiones de fotos, planea tener una exhibición donde todas las fotos puedan ser mostradas para que el público pueda acceder a ellas y “reconocer a los veteranos por la única cosa que todos tienen en común, ellos dieron una parte de su vida para servir a esta gran tierra nuestra”, dijo.

Laura Márquez, una veterana de la Marina, está “detrás de las cortinas” en el proyecto de la sesión de fotos. Ella está a cargo de programar las citas, preparar los refrigerios y llamar a los veteranos para confirmar sus citas. Como veterana, dijo que conoce la sensación de tener una foto de sí misma siendo reconocida y reconocida por su servicio.

“Como veterano, lo reconocí y conozco mucho a la comunidad de veteranos. Somos una comunidad, somos una familia y nos conocemos”, dijo Márquez. “Me sentí tan bien que nos tomaron una fotografía y nos mostraron cómo nos mostraban en una pantalla y eso nos hizo sentir bien”.

Gavino Santillán, un veterano del ejército en la 82ª división aerotransportada, dijo que se siente bien al ver el resultado final de la sesión fotográfica. Dijo que eso lo hace sentir emocional y que la fotografía será algo que se llevará a las generaciones futuras.

“Algo como esto significa mucho porque toda mi familia ha estado en el ejército. Todos mis hermanos, mis sobrinos, mi hija”, dijo Santillán. “Algo como esto realmente significa mucho para nosotros. Es algo que mis hijos verán desde antes hasta ahora”.

Joaquín García, un veterano del Ejército que sirvió en la Guerra de Vietnam, dijo que recuerda vívidamente todas las experiencias que tuvo en el año en que fue desplegado. García dijo que tiene mucha suerte de estar vivo y que le agradece a Dios todos los días por darle la oportunidad de volver a casa, una oportunidad que miles no tuvieron. García fue el primer veterano en ser fotografiado para el proyecto.

“Tengo muchas experiencias, pero una que vivirá conmigo para siempre es que uno de los chicos, que era mi vecino, lo ví en Vietnam y ¿adivinen qué? Me salvó la vida”, dijo García. “El 19 de este mes van a ser exactamente 50 años desde que regresé de Vietnam. Tuve experiencias horribles pero estoy vivo”.

nreyna@brownsvilleherald.com