Preparados ante tormentas

Por Ryan Henry
El Nuevo Heraldo

La devastación que sigue tras un huracán no es una sorpresa para Craig Fugate.

El ex director de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias ha sido testigo de las consecuencias de las “4 grandes tormentas de 2004” que azotaron a Florida en 2004: los huracanes Charley, Frances, Ivan y Jeanne.

En 2011, Fugate coordinó los esfuerzos de recuperación para 87 desastres, un récord para un administrador de FEMA.

El sábado marcó el inicio de la temporada de huracanes de 2019, y mientras los funcionarios estatales y federales enviaron llamadas a la acción, aconsejando a los residentes que se preparen para posibles tormentas, Fugate tiene un consejo sobre todos los demás.

Compra seguro contra inundaciones, dice.

“A demasiadas personas se les ha dicho que si no viven dentro de una zona de inundación, entonces no necesitan comprar un seguro contra inundaciones”, dijo Fugate.

Todas las casas están en peligro de inundación, sin embargo, el consejo de que algunas casas no necesitan seguro contra inundaciones parece haber surgido de la confusión de que las hipotecas respaldadas por el gobierno federal solo requieren un seguro contra inundaciones para las casas designadas en zonas de inundación de alto riesgo.

“No estamos usando una buena terminología. Lo que (el consejo) realmente significa es que es un área de alto riesgo, por lo que si tiene una hipoteca respaldada por el gobierno federal, tiene que comprar un seguro contra inundaciones, y su precio no es barato”, dijo Fugate. “Pero si estás fuera de esa categoría (obligatoria), no significa que no te inundarás. Simplemente significa que el seguro cuesta mucho menos”.

Según las estimaciones de FEMA, más del 20 por ciento de los reclamos por inundaciones provienen de propiedades fuera de las zonas de alto riesgo de inundación.

La designación de “zona de inundación de alto riesgo” es otro problema con la terminología, sugirió Fugate.

“Mira lo que sucedió aquí (en el Valle) en los últimos dos años con las tormentas sin nombre no tropicales y cuántas casas inundadas no se encontraban en las zonas de inundación citadas”, dijo Fugate.

Las zonas de inundación de alto riesgo deben considerarse con mayor precisión como “mapa de tasas de seguro elevado”, no como lugares donde se producen inundaciones en algunas viviendas mientras que otras son seguras.

Otro problema es que muchas personas asumen que su seguro de hogar ya cubre las inundaciones.

“La poliza estándar del propietario de casa no cubre los daños debidos al aumento de agua”, dijo Fugate. “Así que las personas que han comprado casas, pagaron un seguro cada año y pensaron que estaban cubiertas, luego descubrieron (después de una tormenta) que perdieron todo”.

Como dijo Fugate, en ausencia de huracanes y tormentas tropicales, el Valle del Río Grande ha lidiado con recientes inundaciones devastadoras. Del 19 de junio al 13 de julio del año pasado, las lluvias causaron desastrosas inundaciones en las áreas de los condados de Hidalgo, Cameron y Jim Wells.

Se declaró un estado de emergencia el 6 de julio de 2018.

Como resultado de las tormentas severas, se aprobaron más de 5 mil solicitudes de asistencia, y FEMA entregó más de 30.5 millones de dólares para la recuperación del sur de Texas a través del Programa Individual y de Hogares de la agencia.

Luego de la llegada del gobernador Greg Abbott al Valle del Río Grande para evaluar los daños e instar al presidente Donald Trump a emitir una declaración de emergencia para las inundaciones de 2018, Abbott advirtió a los residentes que no esperen fondos suficientes de FEMA para reconstruir sus hogares.

FEMA ofrece solo hasta 33 mil dólares a través de sus subvenciones a individuos. Según las estimaciones de FEMA, recuperarse de solo una pulgada de agua dentro de su edificio puede costar alrededor de 27 mil dólares.

“Muchas veces, como hemos visto después del huracán Harvey, ha sido mucho menos que eso”, dijo a The Monitor. “FEMA no podrá proporcionar todo el dinero que se necesita para reconstruir adecuadamente”.

Al igual que Fugate, Abbott aconsejó a los residentes que inviertan en seguros contra inundaciones del Programa Nacional de Seguros contra Inundaciones.

Las tarifas varían y podrían ser más o menos dependiendo del valor de la casa y de dónde se encuentra en el mapa de inundaciones. Según el Departamento de Seguros de Texas, el costo promedio del seguro contra inundaciones en todo el estado es de 700 dólares.

Pero la mayoría de los propietarios podrían esperar pagar entre 350 y 400 dólares al año para cubrir su hogar y hasta 100 mil dólares en su contenido, dijo Fugate.

“Aseguras lo que tienes”, dijo Fugate.

Para agregar un seguro contra inundaciones, un propietario a menudo tendrá que esperar 30 días antes de que la cobertura entre en vigencia.

Sin embargo, a pesar de que la temporada de huracanes comenzó el sábado, aún podría haber tiempo para agregar cobertura antes del pico de la temporada, que generalmente llega desde mediados de agosto hasta fines de octubre. La temporada termina oficialmente el 30 de noviembre.

Junto con el consejo de comprar un seguro contra inundaciones en el hogar, la semana pasada varias agencias de Texas comenzaron a instar a los residentes a prepararse para la temporada de tormentas con estos consejos adicionales:

  • Prepare un kit de emergencia que incluya documentos, suministros y provisiones esenciales.
  • Revise los mapas de evacuación y seleccione una ruta.
  • Planea cómo se evacuarán todos los miembros de la familia y las mascotas.
  • Considere cualquier discapacidad de niños o adultos en el hogar.
  • Manténgase informado sobre las condiciones climáticas cambiantes en la region.
  • Siga las instrucciones de las autoridades locales de manejo de emergencias a medida que se desarrolla una tormenta.

“ A medida que se acerca la temporada de huracanes, los profesionales de manejo de emergencias en todo el estado están preparados para ayudar en caso de clima severo”, dijo Abbott en un comunicado de prensa.

“ Nuestros equipos de primera respuesta y de manejo de emergencias en Texas son insuperables, al igual que la determinación de nuestros líderes locales y estatales para proteger a nuestras comunidades de daños”.

rhenry@brownsvilleherald.com