Trampa mortal en los autos

Por Mark Reagan
El Nuevo Heraldo

En solo 20 minutos, la temperatura dentro de un automóvil en una tarde de verano abrasadora en el Valle del Río Grande puede aumentar de 26 grados a casi 43 grados.

Y solo toma unos minutos para que un menor se quede dentro de un vehículo para desmayarse y morir.

Ese es el mensaje en el que el Fiscal de Distrito del Condado de Cameron, Luis V. Saenz, y la Clínica Infantil de Brownsville, el Dr. Asim Zamir, quieren resaltar a la comunidad, a medida que llega el clima de tres dígitos.

“Se sale de la escuela. El verano está aquí. Y el calor abrasa”, dijo Saenz en los exteriores del juzgado del condado de Cameron el viernes por la tarde, cuando las temperaturas superaron los 32 grados.

Sáenz explicó que los padres podrían pensar que ir a hacer un recado para comprar más medicamentos o recoger un galón de leche podría tomar solo un minuto, pero esa idea podría convertirse en un error fatal.

“De dos a tres minutos se convierte en cinco minutos, ese es todo el tiempo que un niño o una mascota o los ancianos necesitan desvanecerse en el calor”, destacó Saenz. “Por favor ten en cuenta a tus hijos”.

Ya ha habido algunas muertes en Texas este año, informó Saenz, agregando que el condado de Cameron se ha salvado de una tragedia en los últimos años debido a los esfuerzos de divulgación pública.

Zamir dijo que las enfermedades relacionadas con el calor son el ejemplo más común que ve en la práctica cada año.

Hace diez años, se enfrentó a una tragedia, cuando una madre dejó a su bebé dentro de un automóvil mientras compraba unos medicamentos. Ese niño se desmayó y murió, lamentó Zamir.

“Si salvamos una vida, salvamos a la humanidad”, subraya Zamir.

Mientras que la concienciación pública acerca de dejar a los niños, mascotas o ancianos en vehículos abrasados para prevenir enfermedades o la muerte, puede llevar un tiempo; Saenz también quiso recordar a las personas que aparte de la pérdida de un ser querido, alguien responsable de tal muerte podría terminar cárcel.

“Por si eso no fuese lo suficientemente trágico”, concluyó Sáenz sobre la muerte en un automóvil, “el estado de Texas dice, que si causa la muerte de un niño o de un anciano por negligencia, puede ser acusado”.

—mreagan@brownsvilleherald.com