Jubilación obligada

Por Mark Reagan
El Nuevo Heraldo

Brownsville es una de las cuatro ciudades donde el Departamento de la Marina celebrará reuniones públicas sobre el impacto ambiental para desmantelar el primer portaaviones de propulsión nuclear del mundo.

El Departamento de la Marina planea preparar una declaración de impacto ambiental para evaluar los posibles efectos en el hábitat asociados con la eliminación del USS Enterprise (CVN 65), según una fuente familiarizada con los planes.

La notificación de la acción propuesta, se publicó este pasado viernes en el Registro Federal, apuntó la fuente.

El Departamento de la Marina está planificando reuniones de análisis público a finales de junio en Brownsville; en Newport News, Virginia; en Bremerton, Washington; y en Richland, Washington, según la fuente.

El portaaviones es historia viva, y tiene asiento de primera fila en algunos de los conflictos más grandes de la historia, incluida la Crisis de los misiles cubanos, la Guerra de Vietnam y la Guerra de Irak, entre numerosos despliegues en todo el mundo.

La nave de 93,248 toneladas fue el tercer barco inscrito más antiguo en servir para la Marina.

El USS Enterprise fue dado de baja en 2012 y, desde entonces, la Marina ha estado trabajando en averiguar cómo desmantelar la nave de manera segura, lo que incluye retirar los reactores y transportarlos a una instalación de almacenamiento de desechos nucleares, según el artículo publicado por Popular Mechanics en 2018.

Dicho artículo, señala que el plan original de la Armada era desguazar el portaaviones, eliminar los reactores y luego transportarlos a una instalación del Departamento de Energía. No obstante, después de que el desembolso de llevarlo a cabo se elevara a más de 1 billón de dólares, el esfuerzo se detuvo.

El informe de Popular Mechanics, que cita un documento de la Oficina de Contabilidad General, menciona que la Marina tiene dos opciones: puede gestionar el desguace del barco, lo que permite a las empresas comerciales desechar las partes no nucleares del barco mientras preserva el área que contiene los reactores. Luego se mueve ese espacio a la base naval de Puget Sound, donde se extraerían los reactores.

Según el artículo, el costo de esto sería de hasta 1.55 billones de dólares y tardaría una década en completarse, a partir de 2034, de acuerdo con este informe.

La segunda opción es poner a la industria comercial a cargo y permitirle hacer todo, incluyendo retirar los reactores a un gasto de 750 millones de dólares a 1.4 billones a partir de 2024 por un período de cinco años, informó Popular Mechanics.

Pase lo que pase, el desmantelamiento del portaaviones probablemente arrastre del corazón, los cabos de los miles de marineros que sirvieron en la embarcación durante sus cinco décadas navegando por los océanos del mundo.

El desguace de la nave, que tiene reactores nucleares cargados de combustible, también generará problemas ambientales donde sea que se encuentre su puerto final.

—mreagan@brownsvilleherald.com