Patrulla Fronteriza rescata indocumentados con signos de deshidratación

Por AURORA OROZCO/El Nuevo Heraldo

GRANJENO, Texas — Los casos de personas indocumentadas que cruzan ilegalmente la frontera por el área del sur de Texas presentando serios signos de deshidratación, han puesto a prueba el desempeño de los agentes de la Patrulla Fronteriza.

El jueves, agentes de la Patrulla Fronteriza de McAllen que trabajan cerca de Granjeno, Texas, detuvieron a un grupo de más de 200 extranjeros indocumentados cerca del puente Anzaldúas, solicitando el apoyo de técnicos médicos de emergencia (BPA/EMT, por sus siglas en inglés) y de los departamento de Bomberos de Weslaco y Mission.

Cuando los agentes examinaron al grupo para transportarlos, se percataron de una mujer en apuros. Los agentes informaron a un ténico de BPA/EMT de la situación, quien determinó que estaba mostrando signos de deshidratación.

BPA/EMT brindó asistencia médica y solicitó una ambulancia para transportar a la mujer al Centro Médico Regional de Mission.

Poco después, el mismo ténico evaluó y atendió a un segundo indocumentado en el grupo que se desmayó. Mientras brindaban atención médica al sujeto, varios otros indocumentados del grupo se quejaron de lesiones relacionadas con el calor.

El técnico solicitó de inmediato más apoyo de EMT para evitar nuevos incidentes.

La Patrulla Fronteriza solicitó asistencia de los Departamentos de Bomberos de Mission y Weslaco debido a la abrumadora cantidad de indocumentados que se quejan de enfermedades relacionadas con el calor.

El Departamento de Bomberos de Weslaco respondió con un autobús de ambulancia (AmBus) y asistió en la detección y evaluación de todos los extranjeros ilegales.

El personal médico rotó a más de 100 personas a través del AmBus para enfriamiento y evaluación, y cinco personas fueron transportadas en ambulancia al Centro Médico Regional de Mission.

La Patrulla Fronteriza está procesando en consecuencia.