Capitán por un día

POR COLLEEN DEGUZMAN
The Monitor

ALTON — Los brazos se extendieron en oración desde todos los ángulos en el Ayuntamiento de Alton el viernes por la noche.

Mientras el alcalde, Salvador Vela, dirigió a la sala en una oración que hablaba de esperanza y unidad, los brazos de los departamentos de policía de todo el Valle se dirigieron hacia Brandon Tadeo Alvarez, de 9 años, quien actualmente está luchando contra el cáncer de hígado.

Los oficiales de policía de todo el condado, incluidos el Departamento de Policía de Weslaco, el Departamento de Policía de McAllen y el Departamento de Policía de Edinburg, estaban parados a lo largo de las paredes de la sala, permitiendo que la familia y los amigos de Brandon se sentaran y presenciaran su juramento como nuevo capitán honorario del Departamento de Policía de Alton.

De pie en un estrado, Brandon, cuyo sueño de toda la vida ha sido ser un oficial de policía, levantó su mano derecha cuando el juez de distrito estatal Keno Vásquez dirigió la ceremonia. Como parte de la inducción, Vásquez le preguntó a Brandon si juraba “preservar, proteger y defender las leyes de los Estados Unidos”.

Brandon siguió la declaración con un confiado “sí”.

Entre la multitud estaban miembros del equipo de béisbol de Brandon, los Tejanos, y el personal de la Escuela Primaria Cavazos. Todos los asientos estaban ocupados en el ayuntamiento, y al otro lado de la habitación, los ojos llorosos se veían por todas partes.

Brandon fue diagnosticado por primera vez con cáncer de hígado en marzo pasado y fue declarado libre de cáncer en septiembre. Sin embargo, se detectó un tumor en su hígado el 31 de enero, y se encontraron otros en su brazo, lo que hace que no sea elegible para un trasplante.

Desde entonces, la madre de Brandon, TanyaAlvarez, dijo que se han mantenido fuertes y, lo que es más importante, que mantienen la fe de Brandon fuerte.

“Le decimos que siga luchando y siga siendo positivo”, dijo Tanya. “Tenemos tantas personas con nosotros que nos están ayudando con esta lucha. Con todas las oraciones y todo, le decimos que todo estará bien”.

En el podio, después de las palabras de invocación y motivación del Departamento de Policía de Alton y los representantes locales, Tanya les pidió a todos en la sala que siguieran manteniendo a su hijo en sus oraciones.

“Brandon va a ser ese milagro”, le dijo a los presentes con lágrimas. “Vamos a hablar de ello en el futuro y decir que hizo posible lo imposible”.

Después de que Tanya bajó de la plataforma, la hermana menor de Brandon también quería expresar sus sentimientos. En los brazos del jefe de la policía de Alton, Jonathan Flores, susurró al micrófono: Gracias por hacerlo feliz”.

Flores dio la bienvenida parte de la noche, presentando a la familia Alvarez a los miembros más nuevos de su familia, el Departamento de Policía de Alton.

Después de enterarse de la batalla de Brandon y su esperanza de convertirse en un oficial de policía, Flores, junto con su asistente de jefe, Mark Perez, y otros tres patrulleros visitaron a Brandon en su casa la semana pasada. Los cinco policías llevaron a Brandon a pasear, permitiéndole jugar con las luces y las sirenas del auto.

Además de permitir que Brandon juegue con su equipo y se sienta como un policía, Flores dijo que quería hacer más por Brandon y hacer realidad ese sueño.

“Cuando estás en esta familia de las fuerzas del orden público, nadie pelea solo”, dijo Flores, quien ha sido el jefe de policía durante el año pasado. “Brandon y su familia enfrentan desafíos difíciles en este momento, por lo que los incorporamos a nuestra familia para que sepan que los vamos a apoyar en cada paso del camino”.

Como capitán honorario ahora, Brandon es el tercer al mando de la Policía de Alton.

“Espero que hacer esto por él le dé algunos de los mejores recuerdos que tiene, y que hoy esté lleno de alegría, amor y emoción”, dijo Flores.

Antes de que comenzara la inducción, se formó una línea de departamentos de policía del Valle, que ofrecieron sus regalos a Brandon. Se le entregaron algunas insignias, certificados y Build-A-Bears de animales en uniformes de policía. También recibió un collar que decía “Capitán Brandon”.

Sobresaltado por la gran multitud en la sala, Brandon se quedó casi sin palabras. Sin embargo, cuando habló, repitió: “Estoy feliz”.