Reconocen labor de despachadores de policía de Brownsville

Por MARK REAGAN/El Nuevo Heraldo

BROWNSVILLE — Cada año, los despachadores del Departamento de Policía de Brownsville toman más de 180 mil llamadas de emergencia.

El trabajo es estresante, donde los despachadores reciben llamadas que detallan terribles choques de vehículos por un lado hasta ayudar a dar a luz a bebés por teléfono por el otro.

El Comandante de BPD, William Dietrich, dijo que, en esencia, los despachadores son el primer elemento policial con el que el 911 hace contacto y tiene una información vital para los oficiales.

“Muchas veces trabajan bajo condiciones estresantes. No solo están recibiendo llamadas públicas que están llegando, sino que están atendiendo a los oficiales y con las situaciones de emergencia", dijo Dietrich. “Un minuto pueden estar lidiando con un incendio, el siguiente minuto pueden estar tratando con una persecución, el siguiente minuto están lidiando con un homicidio.

"Así que estas personas están lidiando con una montaña rusa de emociones todos los días".

Es por eso que el jueves por la tarde, el BPD invitó a sus despachadores a almorzar para reconocer a los 22 despachadores que trabajan allí durante la Semana Nacional de Telecomunicaciones de Seguridad Pública.

Janie Castro, una supervisora de comunicaciones de emergencia, conoce muy bien la montaña rusa de emociones a la que Dietrich se refería.

"Hemos recibido a bebés por teléfono. Tratamos de calmar a la persona histérica que acaba de rodar en un vehículo. Simplemente, jugamos muchos papeles ", dijo Castro.

Castro, quien ha trabajado en el despacho durante 18 años, dijo que los despachadores trabajan en un ambiente de alto estrés en el que transmiten información de las personas que llaman, que a veces son abusivas, a los oficiales de policía que responden a las llamadas.

"Queremos que comprendan que toda la información que brindan es para ayudarnos a enviar el equipo de respuesta correcto en el momento de su necesidad", dijo Castro.

A su vez, los despachadores también sirven como una línea de vida de información para el equipo de respuesta que responde a la llamada.

La portavoz del Departamento de Policía de Brownsville, Melissa González, lo sabe bien.

"Hubo momentos en que respondía a las llamadas y ellos llamaban a la radio y sabían que si no respondía, algo iba mal. Tienen ese sentido, sabes, que algo está mal ", dijo González. "Ellos son nuestra línea de vida. Realmente los amamos y realmente los apreciamos".

Y trabajan duro.

Un día promedio puede abarcar desde 280 a 500 llamadas de servicio, dijo Castro.

Pero para Castro, todo el estrés y la montaña rusa de la emoción lo valen.

"Desde muy joven supe que esto es lo que quería hacer por el resto de mi vida", dijo Castro, refiriéndose a trabajar en la aplicación de la ley. "Me encanta. Está en mi sangre y es justo lo que soy ".

mreagan@brownsvilleherald.com