Refrendan lazos de amistad con abrazo

El Nuevo Heraldo

Con el propósito de refrendar los lazos de amistad, los alcaldes de las ciudades fronterizas de Reynosa, Tamaulipas, e Hidalgo, Texas, Maki Ortiz Domínguez y Sergio Coronado, respectivamente, se dieron el tradicional abrazo en las inmediaciones del cruce fronterizo que une estas dos ciudades.

Como cada año desde hace varias décadas, los alcaldes se reunieron en las inmediaciones del puente internacional Benito Juárez, en donde se desarrolló la ceremonia y se realiza un intercambio de regalos como muestra de hermandad de ambas ciudades que comparten historia y tradiciones, así como lazos de amistad.

En el encuentro, la alcaldesa Maki Ortiz resaltó que Reynosa e Hidalgo son ciudades hermanas que comparten la misma ubicación geográfica y enfrentan retos juntos como son el fenómeno migratorio y el narcotráfico.

“Hagamos una cooperación decidida y un trabajo conjunto, con puertas abiertas y no con mentes cerradas”, dijo la alcaldesa.

En tanto, el mayor de Hidalgo, Sergio Coronado, recordó el origen de la gente de ambos lados del río Bravo o río Grande y destacó que ambas comunidades se funden en un solo proyecto, una misma visión y un mismo destino.

“Por siglos, enemigos de estas tierras han intentado dividirnos, con púas, con barreras, con muros, pero han fracasado”, dijo.

Posterior al abrazo, cada alcalde junto a su comitiva realizó una caminata hasta la plaza principal Miguel Hidalgo, donde fueron recibidos con música de mariachi, bailes folclóricos y diferentes antojitos mexicanos.

La fiesta del Tradicional Abrazo entre los alcaldes de Reynosa e Hidalgo incluyó un recorrido por la calle peatonal Miguel Hidalgo y una visita al Mercado Zaragoza, sitio con mayor antigüedad en Reynosa y que comercializa artesanías mexicanas.

Al evento acudieron como invitados especiales representantes de las diferentes cámaras de ambas ciudades, así como la cónsul de Estados Unidos en Matamoros, Neda Brown, entre otros.