Corazón de servicio

POR NADIA TAMEZ- ROBLEDO

El Nuevo Heraldo

 

Después de que los veteranos han servido a su país, Laura Lee Ortiz pasa sus días sirviéndoles.

Como asistente administrativa en la Oficina de Servicios para Veteranos del Condado de Cameron, ha pasado casi dos décadas ayudando a los veteranos a entender y acceder a sus beneficios.

“Me encanta. No hay un solo día que tengamos los mismos casos”, dijo Ortiz. “Cada historia es diferente. Es un trabajo muy interesante, y lo tomo muy en serio”.

Aunque no es una veterana, ella personalmente sabe cuán vital puede ser ese apoyo para las familias. Su padre era un veterano y su madre ama de casa. Ortiz era una niña cuando su madre se quedó viuda a los 45 años. Dijo que la pensión disponible para viudas debido al servicio militar de su padre les ayudó a sobrevivir.

“Esta es la única fuente de ingresos que tienen algunas familias, así que sé de primera mano lo agradecida que estoy por este beneficio”, dijo Ortiz.

Ortiz se ha convertido en un oído amigable para los veteranos que necesitan a alguien que les escuche. Con cinco años en el trabajo, conoció a un hombre que compartió sus experiencias de guerra con ella. Ortiz dijo que cuando vio la película “Salvando al Soldado Ryan” un par de años más tarde, fue como si los eventos en la pantalla hubieran sido descritos por ese hombre.

“Me sorprendió”, dijo ella. “Hay tantos veteranos que han pasado por la guerra y han sufrido. Parece que soy algún tipo de consejero. A través de sus historias, puedo experimentar lo que han pasado”.

Ortiz también está allí para los veteranos afuera de la oficina, y se emocionó al hablar sobre aquellos que se han acercado a ella en busca de apoyo durante los tiempos oscuros.

“Los veteranos me llaman cuando están al borde de querer quitarse la vida”, dijo. “Ellos saben que estoy a una llamada de distancia”.

Pero son las victorias las que mantienen a Ortiz lista para trabajar para sus clientes todos los días. Ella encuentra inspiración en la determinación de los veteranos de Vietnam, que no tuvieron acceso a los servicios modernos disponibles para los soldados después del combate, explicó.

“ Tuvieron que aguantarse y cuidar de sus familias”, dijo. “Es por eso que es tan importante cuando descubro que todavía hay veteranos que no reciben ayuda. Tratamos de presionar por sus beneficios”.

Después de 19 años en el trabajo, Ortiz es tan

patriota como siempre.

“Mi hijo me dijo que uno de los niños no quería defender la bandera”, recordó. “Si algunas personas solo supieran lo que pasan algunos veteranos y lo que cuesta ser libre, verían las cosas de manera diferente”.

nadia@brownsvilleherald.com