Cierre de carriles en puentes internacionales por caravanas causa demoras

Por AURORA OROZCO/El Nuevo Heraldo

BROWNSVILLE – Largos tiempos de espera se han registrado en los puentes internacionales durante los últimos días, debido a las acciones implementadas por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU (CBP por sus siglas en inglés), ante la llegada de nuevas caravanas de inmigrantes centroamericanos al sur de Texas.

Elías Rodríguez, portavoz de CBP en Brownsville, informó que la tardanza de hasta 3 horas en los tres puentes internacionales que conectan a Brownsville con Matamoros se debe al cierre de líneas de inspección hasta en un 50 por ciento, ya que los oficiales están siendo enviados a otras garitas para resguardar la entrada al país.

 “CBP sigue observando la situación de varias caravanas que migran desde Centroamérica hacia esta frontera”, dijo Rodríguez.

Rodríguez explicó que este cierre de líneas se debe a que los oficiales son movidos para auxiliar en otras áreas, ya que también están siendo enviados a participar en los entrenamientos en otros puertos de entrada como parte de la preparación en caso de que se presenten personas extranjeras solicitando asilo politico a EEUU.

Rodríguez advirtió que los ejercicios que realizan los oficiales se estarán haciendo de manera continua en los cruces fronterizos, que incluye los ocho puertos de entrada que se extienden desde Brownsville a Del Rio, por lo que exhortó a los viajeros a que tomen sus precauciones con los tiempos para que no sean sorprendidos.

“Les pedimos a los viajeros que tengan listos sus documentos al momento de pasar con un oficial, así como utilizar los carriles conocidos como Ready Lanes, para agilizar el tránsito”, dijo Rodríguez.

El portavoz agregó que utilicen los puentes con menor afluencia vehicular como Los Indios para reducir el tiempo de espera haciendo fila.

El pasado jueves, se reanudaron los ejercicios de preparación en el Puente de Hidalgo, los cuales se extenderán a los demás cruces.

En un comunicado, CBP señaló que “evaluamos continuamente las capacidades de nuestras instalaciones a lo largo de la frontera suroeste y hemos estado haciendo, y continuaremos haciendo, los preparativos necesarios”.

“Estos incluyen la participación en ejercicios de preparación operacional y la movilización de recursos según sea necesario para garantizar la facilitación del comercio y los viajes legales”.

A principios de mes, el Pentágono informó que enviaría 3 mil 750 soldados más a la frontera entre Estados Unidos y México a fin de colocar otros 240 kilómetros (150 millas) de alambre de navajas sobre el lado norteamericano y proporcionar más apoyo a la patrulla fronteriza.

Con estas incorporaciones, el número total de soldados en servicio activo en la frontera sur ascenderá a 4 mil 350, en apoyo a CBP.