Rápidos y furiosos

JUAN CARLOS SANCHEZ/El Nuevo Heraldo

Los Chargers de Veterans Memorial lucharon con “uñas y dientes” para vencer ayer como local por 2-1 a los Tigers de Valley View en duelo de fútbol soccer varonil correspondiente al Distrito 32-5A.

Este resultado le permite a los Chargers afianzarse como líder invicto de la competencia distrital propinándole a los Tigers su primer descalabro en el mismo sector.

Los minutos iniciales fueron trascendentales para la causa de Veterans Memorial pues Albert Maradiaga supo clavó un par de goles en los minutos 5 y 8.

El primero de ellos cayó tras recibir un balón al especio resolviendo de tres dedos por abajo del arquero rival.

El segundo tanto fue una copa al carbón de la primera anotación.

Para los locales, la primera mitad del partido transcurrió bajo una tensa calma que vendría a romperse en la parte complementaria.

Heridos en el orgullo y decididos a no perder la calidad de invicto, los Tigers de Veterans Memorial salieron a jugar el segundo tiempo como impulsados por un resorte.

Prueba de ello es el gol con el que Antonio Flores marcó de cabezazo en jugada de tiro de esquina cuando apenas habían transcurrido tres minutos desde la reanudación.

Convencidos de que podían hacer mayor daño. Los Tigers tocaron la puerta con insistencia.

Fue entonces cuando la figura del arquero Moisés Navarro se volvió providencial para Veterans Memorial.

Fueron trascurriendo los minutos y el ritmo de juego fue subiendo de tono con sus respectivas tarjetas de amonestación para uno y otro bando.

Valley View llegó a meter a Veterans Memorial en su propio terreno pero al final el tiempo decretó la victoria para los brownsvillenses.