Restaurantero acusado de agresión sexual

POR J. EDWARD MORENO
The Monitor

El propietario de los restaurantes Taco Ole en Mission y Edinburg fue arrestado el martes por cargos de agresión sexual.

Elías Bazán III, de 49 años, fue procesado el martes por tres cargos de agresión sexual, un delito grave de segundo grado y un cargo por hacer una amenaza terrorista, un delito menor de Clase B. El juez municipal de Mission Jonathan Wehrmeister le fijó una fianza de $155,000 por los cuatro cargos.

Documentos de la corte muestran que Bazán supuestamente presionó a varios de sus empleados y los amenazó. La primera queja sobre Bazán se presentó en septiembre de 2017, cuando una empleada lo acusó de amenazarla con un cuchillo de cocina.

Bazán no fue arrestado en esa ocasión, y la comunicación entre la víctima y el departamento de policía se detuvo cuando esta cambió su número de teléfono, según documentos judiciales.

En algún punto entre ese momento y el arresto del martes, el departamento de policía pudo obtener la declaración de la víctima, que resultó en el cargo de amenaza terrorista de Bazán.

Una víctima comenzó a trabajar en Taco Ole en 2012 y fue promovida a supervisor en diciembre de 2016, según los registros judiciales.

Bazán le dijo que ahora necesitaba “hacer lo que hacen los demás supervisores” y realizar favores sexuales para mantener su trabajo.

Bazán supuestamente le dijo que si decidía denunciarlo, nadie la creería debido a su estatus migratorio.

También se le acusa de decir que “todos los empleados eran sus esclavos” y que, debido a su influencia política en la comunidad, era inmune a las consecuencias, según documentos judiciales.

Específicamente, el propietario del restaurante está acusado de tocarla de manera inapropiada sin su consentimiento y de obligarla a practicar sexo oral en al menos tres ocasiones.

Otra víctima dio detalles similares sobre la forma en que Bazán supuestamente la amenazó, acusándolo de tocarla todos los días que iba a trabajar y, en una ocasión, dijo: “Vamos, soy el jefe” y “no pasa nada”, ya que supuestamente la obligó a practicar sexo oral.

En sus declaraciones, ambas víctimas afirmaron que fueron asaltados al menos una vez en el interior del refrigerador comercial del negocio y se les amenazó con despedirlos si no cumplían.

El Progress Times fue el primero en reportar el arresto de Bazán. Algunos comentaron la historia en Facebook, muchos llamaron a boicotear los restaurantes y otros dijeron que también fueron víctimas.

Una mujer que se presentó públicamente en Facebook dijo que el propietario del restaurante la había asaltado sexualmente en 2013, cuando era menor de edad. The Monitor no identifica a víctimas de abuso sexual.

“Me quedé en silencio durante más de 5 años y finalmente se está haciendo justicia”, dijo. “… En ese tiempo trabajaba en Taco Ole y tomé todas las medidas adecuadas, pero nunca se hizo nada. Yo era menor de edad, de la edad de uno de sus propios hijos, pero finalmente esto lo detendrá de hacer lo que hace”.

El abogado de Bazán, Marco A. De Luna, no estuvo disponible para un comentario al cierre de esta edición.

—emoreno @ themonitor.com