Sospechoso se declara culpable de muerte de Agente de la Patrulla Fronteriza

POR MARK REAGAN
El Nuevo Heraldo

Menos de una semana después de que Marie Vega se reuniera con el Presidente Donald Trump en McAllen durante su visita a la frontera, ella observaba con lágrimas en los ojos cuando el último acusado que quedaba de haber matado a su hijo, el Agente de la Patrulla Fronteriza Javier Vega Jr., se declarara culpable y recibiera una sentencia de 50 años en prisión.

Agentes de la Patrulla Fronteriza llenaron la corte para las audiencias de mociones programadas para Ismael Hernández Vallejo — programado para ir a juicio la próxima semana – apoyando a la familia de Vega, pero el acusado sorpresivamente entró en un declaración de culpabilidad de un cargo de asesinato e intento de asesinato capital.

La Oficina del Procurador de Distrito del Condado Willacy había buscado la pena de muerte antes de ello y Hernández-Vallejo acordó declararse culpable.

Cuando la 197va Jueza estatal de Distrito Migdalia López preguntó a Hernández Vallejo si entendía que él le estaba pidiendo a ella que lo encontrara culpable, él contestó tranquilamente “si”, hablando por medio de un intérprete.

Hernández Vallejo y Gustavo Tijerina Sandoval dispararon y mataron al agente Javier Vega Jr. y dispararon y lesionaron al padre de este, Javier Vega Sr., mientras estaban pescando en el Condado de Willacy, cerca de Santa Mónica el 3 de agosto del 2014, con su familia.

Después de un juicio con jurado durante seis semanas la primavera pasada, Tijerina Sandoval fue sentenciado a muerte por su prticipación en el asesinato, y ya comenzó el proceso de apelación.

Como parte de su declaración de condena, Hernández Vallejo acordó no apelar el juicio, testificar en contra de Tijerina Sandoval durante el proceso de apelación o durante cualquier nuevo juicio y estar presente durante las declaraciones de impacto de la víctima. A cambio, la Oficina del Procurador de Distrito del Condado de Willacy recomendó la sentencia de 50 años y desestimó cinco cargos de robo agravado a mano armada y un cargo de manipulación o fabricación de evidencia física.

Tanto Hernández Vallejo como Tijerina Sandoval estaban en el país ilegalmente. Durante el juicio de Tijerina Sandoval, el testimonio reveló que debía 3 mil 500 dólares a alguien porque perdió el motor de un vehículo. Esa persona estaba amenazando a Tijerina Sandoval por lo que el hombre fraguó un plan para robar un vehículo, de acuerdo con testimonio de la corte.

La mañana del martes, durante una declaración de impacto de la víctima, Marie Vega dijo a Hernández Vallejo que él y Tijerina Sandoval nunca les dieron siquiera la oportunidad de entregarles su vehículo, diciéndole al hombre que en su lugar ambos abrieron sus puertas, y saltaron disparando contra la familia emboscándolos.

“Por amor de Dios, había niños allí”, dijo Marie Vega, diciendo al hombre como ella recuerda haber quedado paralizada y ver el temor en el rostro de su nieto.

Ella también dijo a Hernández Vallejo acerca del momento que él y Tijerina Sandoval dispararon y mataron a su hijo.

“‘Me alcanzó papá, sigue disparando’”, recuerda haber escuchado decir a su hijo. “¡Usted y Tijerina no dejaban de disparar!”

Marie Vega describió como ella levantó la ametralladora AR-15 que la familia había estado usando para practicar tiro, diciendo a Hernández Vallejo que ella les disparó cuatro veces antes de que el arma se atascara, no 14 como alegó un abogado defensor durante el juicio de Tijerina Sandoval. Agregó que intentó interponerse enmedio para que Hernández Vallejo y Tijerina Sandoval ya no dispararan contra más miembros de la familia.

“Si ustedes no hubieran visto la ametralladora entonces ustedes habrían matado a todos allí para no dejar testigos contra usted y su amiguito”, dijo Marie Vega, mirando directamente a Hernández Vallejo, que estaba sentado al otro lado de la corte.

Luego ridiculizó ella su amistad con Tijerina Sandoval, preguntando a Hernández Vallejo qué pensó él cuando tuvo que correr hacia la camioneta robada en la que iban ambos antes de la emboscada, porque Tijerina Sandoval estaba huyendo del lugar de los hechos, dejándolo a él atrás.

“Miente usted mucho”, dijo Marie Vega. Refiriéndose a los reclamos de defensa que la familia Vega había disparado primero. “Pero permanece la verdad, usted mató a un hombre inocente, mi hijo, y disparó a otro hombre inocente, mi esposo”.

Ella dijo a Hernández-Vallejo que nunca lo perdonará.

“Nunca lo perdonaré por quitarle la vida a mi hijo”, dijo Marie Vega mirando a Hernández Vallejo.

Ella le dijo que es un rabioso, ilegal, animal cruel.

“Escogió una vida de crimen”, dijo Marie Vega. “Es usted un criminal habitual, un extranjero ilegal”.

También lamentó ella que recibiera representación legal porque Hernández Vallejo no estaba legalmente en el país, diciendo que está equivocado.

“Es desafortunado que un extranjero ilegal como usted tenga tantos derechos”, dijo Marie Vega.

Le dijo que espera que pase el resto de su vida pensando sobre el día que muera y dijo que preferiría verlo condenado a la pena de muerte porque dijo que él no merecía vivir ni desperdiciar dinero de impuestos.

“Espero que pase el resto de su vida en prisión pensando en el día que finalmente muera”, dijo Vega, agregando que ella espera ansiosa el día que le llame el Departamento de Justicia Penal de Texas, para informarle que está muerto.

La viuda de Javier Vega Jr., Andrea Brown Vega, también leyó una declaración de impacto de víctima.

Ella contó una historia de un hermoso día asando carne, practicando tiro al blanco que Hernández Vallejo y Tijerina-Sandoval convirtieron en una pesadilla que la familia nunca olvidará.

“Todo era perfecto hasta que estos animales salvajes nos emboscaron, disparando sus armas”, dijo Andrea Brown Vega, recordando como ella se movió rápidamente para proteger a los niños mientras las balas le zumbaban sobre la cabeza.

“Estaba usted listo para matar a todos para su provecho personal”, dijo Andrea Brown Vega. “¡Estaba usted dispuesto a matar a niños!”

La viuda de Javier Vega Jr. dijo a Hernández Vallejo que él era un criminal y cobarde que merecía morir.

“Merece usted la pena de muerte como su amigo, Gustavo”, dijo.

Al final de las declaraciones de Vega y Andrea Brown Vega, mientras Javier Vega Sr. se encontraba sentado a un lado de ellas, la Juez López dio por terminada la audiencia ordenando a los agentes que “se lo llevaran”.

Mientras Hernández-Vallejo era sacado de la corte, la familia rompió en llanto, abrazándose unos a otros y a los fiscales. Todos los agentes de la Patrulla Fronteriza, que estaban vestidos en sus uniformes, hicieron fila y abrazaron a cada uno de los miembros de la familia de Javier Vega Jr., llegando a su fin el calvario de cuatro años para la familia.