Bill Reagan, la Ciudadano del Año de AIM Media Texas


HARLINGEN — La responsabilidad cívica es una forma de vida para Bill Reagan. Su compromiso con la comunidad es el punto focal de sus deberes como ministro Luterano, y su servicio como director ejecutivo del refugio comunitario Loaves and Fishes en Harlingen.

El servicio de Reagan ha inspirado a nuestros votantes a seleccionarlo como el Ciudadano del Año 2018 del Valle del Río Grande. Sus contribuciones a sus vecinos del Valle, igual que aquellos de otros nominados loables, da ejemplo del tipo de participación en la comunidad al cual todos debemos esforzarnos. AIMMedia Texas,

compañía matriz de publicaciones del Valle que incluyen The Monitor, The Brownsville Herald, Valley Morning Star, El Nuevo Heraldo, El Extra, Mid-Valley Town Crier y The Coastal Current, selecciona a una persona cada año que mejor ejemplifica la responsabilidad cívica y el servicio a nuestra comunidad.

“A lo largo de los años como compañía de AIMMedia Texas, es nuestro sincero placer continuar con la tradición de honrar al Ciudadano del Año del Valle del Río Grande”, dijo Frank Escobedo, director de The Brownsville Herald, Valley Morning Star, El Nuevo Heraldo y El Extra. “Creemos que es importante reconocer a las personas que están haciendo un impacto en nuestra comunidad en el Valle del Río Grande en general a través de sus acciones diarias. Bill Reagan hace eso y mucho más, y nos da sincero placer honrarlo con la distinción de Ciudadano del Año 2018”.

Reagan se une a pasados ganadores que incluyen a la Hermana Norma Pimentel, que administra el Centro de Alivio de Caridades Católicas en McAllen; Robert Vackar, cuya donación multimillonaria a la Universidad de Texas en el Valle del Río Grande, ayudó a financiar la facultad de administración de empresas de la universidad; y Esmeralda Leal, cuya Fundación Capable Kids patrocina los deportes adaptables y otras actividades para niños con discapacidades.

“Por medio de su incansable trabajo alimentando a los que tienen hambre en nuestra comunidad, Bill sirve como ejemplo para todos nosotros y este compromiso no pasa desapercibido por la comunidad a la que él sirve”, dijo Escobedo de nuestro actual honrado. “Nosotros en

AIMMedia Texas de todo corazón felicitamos a Bill y a su familia por este honor tan merecido”.

La vocación religiosa de Reagan lo llevó de su estado natal de Ohio a Florida, donde dirigió la asistencia de recuperación de la iglesia después del huracán Andrew en 1992, y finalmente a Texas, comenzando en San Antonio en 2002. Se familiarizó con el área de Harlingen en sus viajes al Valle como director regional de la iglesia del Sur de Texas. Se enamoró del Valle, y así fue invitado a ser el pastor de la iglesia Luterana St. Paul en Harlingen, él aceptó.

Y planea quedarse. “Esto es”, dijo. “No voy a hacer ninguna otra cosa hasta que me retire”.

Reagan celebró 35 años en su ministerio el 17 de julio de 2018, y va en su décimo año en Loaves and Fishes.

Su trabajo en la comunidad es una extensión de su fe.

“Una de las cosas de las que estoy verdaderamente agradecido es que este trabajo me ha dado oportunidad de demostrar de maneras concretas lo que creo”, dijo.

Loaves and Fishes no es solo un emprendimiento Luterano; fue creado por un consorcio de Iglesias de la comunidad, con representantes de cada una sirviendo en la mesa de gobierno. La junta seleccionó a Reagan para administrar las instalaciones.

Igual que otras personas desinteresadas, Reagan desvía el crédito del éxito del centro a los 15 integrantes del personal y otros voluntarios que preparan y proporcionan los alimentos disponibles para todos los que llegan, consejeros y entrenadores de empleo que trabajan con las personas sin hogar que buscan ayuda o se quedan en el refugio.

El apoyo de la comunidad permitió a Reagan ampliar los servicios en Loaves and Fishes. Las instalaciones ahora proporcionan tres comidas al día, refugio a corto plazo, colocación laboral, clases de GED y entrenamiento en el trabajo, entre otros servicios.

Señala que su principal trabajo es administrativo. Siendo el que da la cara en las instalaciones, Reagan pasa mucho de su tiempo en presentaciones públicas, recaudando fondos y llevando a cabo otras labores ejecutivas.

Loaves and Fishes se ha expandido a Raymondville, y Reagan está emocionado que una subvención reciente proporcionara fondos para dos consejeros para proporcionar servicios de salud mental para personas indigentes.

Los líderes locales han notado el trabajo incansable de Reagan. Recibió un marcador en el Camino de la Fama de Harlingen en el 2017, y el Reconocimiento Patrimonial de la Cámara de Comercio de Harlingen el año pasado.

Adicional a su dedicación a la comunidad, Reagan sigue tomándose tiempo para si mismo como un ávido corredor. Una lucha reciente contra el cáncer de próstata casi no lo detuvo.

“Pasé por todo el tratamiento, y estoy de regreso al 100 por ciento”, dijo, dando crédito al “asombroso” grupo de profesionales médicos en el área.

Reagan se siente privilegiado de tener su posición, que él dice le da una perspectiva especial de otros ciudadanos en la comunidad.

Reagan considera que los ideales de la responsabilidad cívica están vivos y bien.

“América es una sociedad donde una persona puede tener la oportunidad de volver a levantarse”, dijo.

Atribuye su éxito a los magníficos ciudadanos a su alrededor.

“No podría hacerlo sin las maravillosas personas que trabajan aquí, y a las personas maravillosas en nuestra comunidad que nos apoyan. Tenemos muchas personas de las que nunca nadie sabrá.

“Este no es mi logro; es nuestro logro”.