Cientos inician el Año Nuevo con sumergida en aguas del Golfo

POR ALANA HERNANDEZ
Valley Morning Star

Las aguas frías a 60 grados de temperatura no perturbaron a Hazel Gaitán.

La niña de tres años chapoteaba en las olas del océano con su familia mientras usaba su atuendo de Mujer Maravilla durante unos 10 minutos antes de salir y decirle a su madre que quería volver a hacer la inmersión del Oso Polar.

Más de 700 personas salieron corriendo por la arena hacia el Golfo de México el martes por la tarde para celebrar el evento llamado Clayton’s 21st Annual Polar Bear Dip and New Year’s Day Beach Party.

El concepto de la tradición anual de la inmersión del Oso Polar es sumergirse completamente de pies a cabeza en el agua para lavarse el año anterior y salir fresco y listo para el nuevo año.

“Es algo divertido para todos entrar en el océano y dar la bienvenida al nuevo año”, dijo el anfitrión del evento y propietario del Beach Bar and Grill, Clayton Brashear. “Cuando miras a tu alrededor, ves Winter Texans, familias, e incluso perros, así que es genial porque es una actividad que toda la familia puede hacer”.

Brashear dijo que siempre trata de incluir organizaciones locales sin fines de lucro con sus eventos.

El refugio Friends of Animal Rescue y la organización sin fines de lucro Walk for Women (Caminata para Mujeres), se encontraban en el lugar vendiendo camisetas de Polar Bear Dip para recaudar fondos para el refugio de animales de la isla.

El clima promedio del martes de 60 grados, preparó una inmersión más soportable en el océano, en comparación con el clima de 40 grados del año pasado.

El co-fundador de Friends of Animal Rescue, Jacky Conrad, dijo que la organización sin fines de lucro comenzó a quedarse sin camisetas casi 30 minutos después de la inscripción del evento.

“Creo que tuvimos un gran año debido al clima”, dijo Conrad con una sonrisa. “El año pasado hacía frío y llovía, pero este año fue perfecto”.

El residente de Illinois Ray Zuberbier ha estado participando en Polar Bear Dip con sus amigos y familiares durante los últimos tres años.

“Realmente disfruto el desafío de hacerlo”, dijo Zuberbier. “Es muy divertido, pero el año pasado fue un verdadero desafío porque hacía mucho frío, así que me sentí mucho mejor este año”. — ahernandez@ valleystar. com